Los 10 momentos más memorables de los Globos de Oro

Alfombra Roja | Hace 5 años

 
E!
A tan sólo horas de que comience la esperada edición número 69 de los Golden Globes, recordamos algunos de los momentos que han hecho de estos premios unos de los más memorables de Hollywood. Empecemos con un clásico. Elizabeth Taylor en 2001, al presentar a los nominados a Mejor Película Dramática, comenzó por intentar abrir el sobre y se detuvo sólo porque la audiencia le gritó que lo estaba haciendo mal. Tal vez no sea tan buena idea beberse toda la champaña de la mesa antes de presentar el último premio de la noche. En 1998 Christine Lahti, la Doctora Kathryn Austin de Chicago Hope, ganó un Globo de Oro como mejor actriz dramática, y casi pierde la oportunidad de dar su discurso de aceptación... ¡Por estar en el baño! Robin Williams tuvo que entretener a la audiencia mientras ella llegaba al escenario. Cuando Jamie Foxx recibió el premio a Mejor Actor, por su papel protagónico en la película Ray, subió al escenario y puso a toda la audiencia a cantar un fragmento de What I’d Say de Ray Charles. Algunos de los momentos más importantes en una entrega de premios pueden ocurrir en la alfombra roja. En 2006 Scarlett Johanson sufrió uno bastante extraño cuando el diseñador Izaac Mizrahi, quien estaba cubriendo el Red Carpet para E!, decidió tocar uno de los senos de Scarlett para ver cómo se ajustaba el vestido Valentino que llevaba puesto. También en la alfombra roja Giuliana Rancic perdió la compostura, mientras entrevistaba a Anna Kendrick, al ver a George Clooney pasar cerca de ellas. Durante más de un minuto estuvo gritando como una fan enamorada y tratando de llamar la atención de él y de Elisabetta Canalis, su pareja para ese momento... en vano. Hugh Laurie, en la ceremonia número 63, como discurso por haberse llevado la estatuilla de Mejor Actor en una Serie Dramática, dijo que hizo una larga lista de personas a las que quería agradecer, 172 nombres que como no podía mencionarlos todos, escribió y recortó en pedacitos de papel para elegir tres al azar: el supervisor de guiones, la estilista y su agente. “Esa no es mi letra” dijo Laurie tras leer el nombre en el último papel. El año pasado, el premio a la trayectoria fue otorgado a Robert De Niro quien le agradeció a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood diciendo lo conmovido que estaba cuando hicieron el anuncio dos meses atrás... antes de que tuvieran la oportunidad de ver la hilarante Little Fockers. En 2009, luego de haber sido nominada seis veces, finalmente llegó el turno de Kate Winslet que se llevó a casa dos estatuillas como Mejor Actriz Secundaria y Mejor Actriz Principal por sus papeles en Revolutionary Road y The Reader, respectivamente, rompiendo por partida doble su “hábito de no ganar cosas”, como dijo en su primer emocionado discurso de la noche. Ciertos momentos de espontáneidad que no están en el guión pueden darle un toque especial a la ceremonia. El año pasado Alec Baldwin al ver el sexy vestido de Jennifer López, su co-presentadora, le dijo: “Eso estuvo cerca. Casi me pongo lo mismo que tú.” Finalmente, podemos recordar las líneas del implacable Ricky Gervais en la ceremonia de hace dos años cuando dijo que viendo a todas las caras presentes en la audiencia recordaba qué gran trabajo han realizado ese año... los cirujanos plásticos de Hollywood. ¿Qué se traerá entre manos para la ceremonia de este domingo? Seguro que más de un momento memorable, así que no se lo pueden perder.