Ya sabemos quiénes fueron las mejores vestidas de Cannes, pero… ¿Y las peores?

Alfombra Roja | Hace 5 años

 

Getty Images; Startraksphoto.com; WireImage




Sí, sí... Mucho hemos hablado acerca del glamour del Festival de Cannes. Hemos aplaudido sin parar todas - o casi todas- las apariciones en la alfombra roja.

Nos hemos emocionado con la elegancia de Eva Longoria, con la prestancia de Diane Kruger, con la exactitud de Jane Fonda y con el irresistible encanto de Marion Cotillard. Pero todas las monedas tienen su otra cara, y aunque el tino estético haya dominado la alfombra roja de la muestra cinematográfica, hubo algunas que no tuvieron tanta puntería.

¿Quiénes fueron?






Muchas apostaron por lo mismo: Larguísimas colas, plumas, costosísimas telas y vestidos Haute Couture... Pero no tuvieron mucha suerte.

La británica Cheryl Cole fue una de ellas. Su vestido de Stephane Rolland en blanco y rojo fue, cuando menos, desagradable. Parecía un acto de ilusionismo en el que David Copperfield arruinó el truco, desapareciendo sus piernas y mimetizándolas con la alfombra roja ¡Muy mal!

La súper modelo Karolina Kurkova también dio de qué hablar por su vestuario nada convincente. Su traje Roberto Cavalli parecía de cuatro o tres temporadas pasadas, muy poco tiempo para considerarlo vintage.

Naomi Watts, quien siempre se caracteriza por hacernos delirar con sus looks, esta vez perdió el norte. Aunque haya elegido a Marchesa, una de las casas de moda más solicitadas para las alfombras rojas, el color y el estilo vaporoso de su traje le sumaron varios años. Parecía una proyección de cómo lucirá en dos décadas.

Freida Pinto lució infantil y hasta ridícula con su vestido rosa de Versace. No sabemos por qué no nos gustó, quizás no era un modelo para ella...

La actriz rusa Eleina Lenina bien podría hacerle competencia a Lady Gaga o Elena Bonham Carter. No sabemos si en su invitación el tamaño de la letra era muy pequeño y en vez de leer Cannes, se confundió con Grammys. Una versión ridícula de "Mi bella genio".

Y por último, Melissa George. Mmm... Simple, fácil de olvidar, corriente y hasta un poco vulgar. Su Calvin Klein era demasiado neoyorquino para la riviera francesa. Lo sentimos, pero fuiste una de las peores.

Y así pasa otro año más en Cannes...

¿Estás de acuerdo con nosotros?