Cobertura especial del BAFweek

E! Fashion Blogger | Hace 6 años

 

La semana pasada finalizó el Buenos Aires Fashion Week, y para una cobertura de cerca y con mucho estilo, le pedimos a la fashion blogger Andreína Méndez, autora de http://www.myidahocloset.com/ que fuese nuestra reportera oficial.

Sin más preámbulo, su artículo. Mil gracias Andreína ¡sos divina!

Latinoamérica tiene tres semanas de la moda donde todos estamos atentos a lo que pasa: Colombia Moda, Río Fashion Week, y el BAF que no es más que la semana de la moda de Buenos Aires. Para mi suerte y felicidad, me pidieron ser la corresponsal de eonlinelatino.com durante esta última, por lo que tuve la oportunidad de presenciar los desfiles desde una perspectiva preferencial y describir con un ojo crítico (pero objetivo) lo que ví durante esta semana tan esperada por los argentinos entusiastas de la moda.

Buscando la forma de generalizarles tendencias, aciertos y desaciertos del BAF, decidí separarlos por marcas y diseño de autor, comencemos:

MARCAS

El común denominador de las marcas argentinas fue el color camel, las telas de piel y el cuero en diferentes tonalidades y versiones. El negro nunca falta cuando se trata de temporadas invernales, pero ésta vez, pasó a ser un color complementario.

A partir del camel se desarrollaron las colecciones. Como quieres que te quiera, por dirigirse a un target más adolescente, se apoyó en los rosados para combinar con el nude, y mantener ese aire juvenil y romántico que caracteriza a la marca. Uma, que también es para un segmento joven, empleó negros, pero le agregaron detalles como lazos y labios color naranja, combinado con prendas en salmón y verde militar para mantener la línea fresca.

Cook mostró la tendencia college (chaquetas como las que siempre vimos en porristas y deportistas de universidad) que la verdad me parece una moda muy pasajera para que le dediquen toda una temporada a ella. Les doy crédito por darle un giro a la chaqueta que conocemos y hacerla al revés, de piel de cordero con detalles y dobladillos en cuero.

La colección de Wanama me gustó, pero ésta vez, preferí lo que sacaron para hombres. El peinado que lucieron las modelos tenía un aire de los cincuentas pero muy actual a la vez, y estampados de flores, parcas, jean y el look indio navajo predominaron en este desfile.

Las marcas que sin duda prestaron más atención a las tendencias mundiales – y que pueden aplicarlas porque se dirigen a una mujer cosmopolita y mujer al fin y al cabo, no a una adolescente– fueron Desiderata, Sarkany y Prune. De las tres, debo decir que usaría todo de Desiderata: mezclaron hermosamente el naranja quemado y carmesí con marrones y grises, usaron brocato pero muy sutilmente, y el estilismo se ganó el número uno en este top 3. Tuvieron dos piezas con onda mod que no iban con el resto de la colección, pero apartando esto, fue uno de mis favoritos.

Prune se especializa en carteras y zapatos, pero en su desfile mostraron abrigos en pieles, shearling y chaquetas de look aviador, que evocan lujo si son usados con piezas como los pantalones tipo cigarrette y collares dorados o plateados, que fue exactamente lo que hizo la casa de diseño. De sus carteras las mejores fueron las modelo messenger bag.

Ricky Sarkany, diseñador adorado por los argentinos fue, para mí (y discutido entre amigos que siguen la moda de cerca), un Cavalli versión porteña. La ropa es súper trendy, pero todos sus diseños siempre quieren apuntar a lo exhibicionista más que a la elegancia. De todas maneras, sus zapatos siguen destacándose por su hermosura, y su show se merece aplausos por salirse del esquema y tener hasta una mujer/hombre que adoré por bailar arriba de una estructura de hierro.

Rapsodia y Ay Not Dead que son dos de las marcas que entran en categoría adoración, tuvieron altibajos, pero sumando las partes, me siguen gustando las dos. Ay Not Dead, que va a la rockera más punk/grunge etc, presentó muchos básicos desapercibidos, pero sus piezas aterciopeladas pueden ser las prendas más lindas de todo el BAF, y no sólo por ser de esta tela, sino porque son terciopelos color cereza y azul rey, ¡las quiero ya!

Rapsodia por otro lado, va a la rockera más bohemia, y aunque sacó estampas que hemos visto ya en colecciones pasadas, sus vestidos y blusas de lentejuelas tienen un acabado perfecto. La mezcla de estampas en colores naranjas, turquesas y fucsias fue un éxito.

DISEÑO DE AUTOR

Los diseñadores de autor en el BAF le otorgan la creatividad que esperamos ver en una semana de la moda, sin embargo, los diseñadores parecen estar estancados en el uso de piezas sesgadas, temas conceptuales y el negro como color sine qua non en sus colecciones. Es por esto que al ver las colecciones de Garza Lobos y Maria Pryor, sientes una bocanada de aire fresco porque trabajan la tela de otras formas y ganan un puesto en la moda argentina.

Vicki Otero fue otra autora con piezas muy bien confeccionadas, hubo un look en particular que me encantó (el de la falda roja), y aunque el peinado no favoreció porque todo junto hacía remembranza a una mujer de época, todo por separado se veía excelentemente ejecutado. Sus looks enteramentes en color negro están muy bien logrados, es el tipo de ropa negra que acepto en los fashion weeks.

Tramando y Trosman – dupla que se separó y ambas presentan colecciones en el BAF – fueron de las decepciones de este año. Tramando se sobrepasó con el uso de telas, estampados de todo tipo y colores, no había una conexión entre una modelo y la otra, mientras que Trosman fue más coherente durante todo el desfile, pero las piezas fueron irrelevantes, salvo unos vestidos de plumas que pueden ser parte de cualquier tapa de revista del mundo.

Aunque no podemos comparar al BAF con Río Fashion Week, el BAF es un evento que poco a poco toma forma y se ubica en las referencias de moda latinoamericana.