Grammys >>> Una alfombra roja para príncipes y sapos

E! Fashion Blogger | Hace 4 años

 

Jason Merritt/Getty Images




Si hay algo que amar de esta premiación, es que tiene una jugosa alfombra roja. ¡A discutirla sin piedad!






Magnífica en rojo



Jason Merritt/Getty Images




No siempre puedo decirlo con esta chica, así que esto lo disfrutaré: ¡Rihanna estuvo estupenda!

Ese Azedinne Alaïa  es una de las mejores decisiones que le he visto tomar. Supo llevar la sensualidad de unas transparencias bien llevadas en ese llamativo color. Creo que ella debe ser otra de las multadas por la academia con tanta revelación; pero si se lleva con tanto estilo, ¡bienvenida sea la rebeldía!  





Compañía escandalosa



Jason Merritt/Getty Images




Katy Perry no podría dejar pasar una oportunidad como esta para hacer un poco de escándalo, así que ¿porqué no generar polémica con un escote infartante? Yo sé que muchos criticaron ese Gucci en menta. Sí, puede parecer muy ajustado, y no sé si es cosa de que tanta admiración me nubla el juicio, pero yo debo admitir que sí me gustó este outfit.  Quizás habría cambiado un poco su peinado, y no unos milímetros más de tela en su escote no vendrían mal. Pero, aceptémoslo, es Katy y el mundo no giraría si esta chica no tratara de atraer miradas.





Atrevimiento en blanco y negro



Jason Merritt/Getty Images




Si hay algo genial en un Grammy, es que su alfombra roja jamás aburre. Aquí aparecen vestidos cortos, blazers, personas vestidas de clero y la muy extrañada Lady Gaga. Esta vez, Beyonce fue una de las que se apuntó a la idea de salir del clásico vestido y se engalanó en un traje de pantalones por Osman. ¿Alguien puede creer tanta perfección a la vez? Esto es mostrarse atrevido, pero sofisticado en una clásica combinación.

Desde los accesorios, hasta sus labios rojos y lacio peinado, ¡este fue un look Impecable!





La redefinición de charming



Jason Merritt/Getty Images




Esta fue la encarnación de la perfección hecha Justin Timberlake en un Tom Ford. ¡Guapísimo! Cariño, por favor, péinate así todos los días.





Así se rompen las reglas



Jordan Strauss/Invision/AP




Una de las mayores polémicas de esta premiación fue el anuncio de un reglamento de etiqueta para alfombra roja. La verdad es que creo que nunca me había alegrado así por tanta muestra de rebeldía. Las estrellas prácticamente dijeron "al demonio con ustedes", pero si hay un traje que rompió reglas con toda la propiedad del mundo, ese tuvo que ser el de Kelly Rowland. Sí, ahí hay mucho más escote del permitido, pero si se muestra así, ¿quién osa criticarlo? Esto es perfección en geometría y transparencias.





La elegancia del negro jamás pierde vigencia



Jordan Strauss/Invision/AP, Lester Cohen, Larry Busacca/WireImage; Jason Merritt/Getty Images




La tendencia empezó a repuntar en los Golden Globes; en los Grammys, sólo reafirmó su fuerza: el negro nunca dejará de ser una muestra de elegancia. Así que esperen mucho más de este color en los Oscar.





No son ataques de fieras



Larry Busacca/WireImage; Jason Merritt/Getty Images




Los cut-outs fueron otra de las tendencias de la noche. Vinieron en todo tipo de colores y presentaciones: desde el atrevimiento en dorado – ¿Qué pasó con este peinado? – de Jenna Jameson hasta la magnífica prueba de que esta fiebre no es propiedad exclusiva de los cuerpos esqueléticos, ¡bravo Kelly Osbourne!





Los errores de la alfombra



Larry Busacca/WireImage




Sólo Jennifer López podría jugar de esa forma con la asimetría e imitar la afamada pose de Angelina Jolie y salir ilesa en el intento. Ese Zuhair Murad que llevó a la premiación fue casi celestial y estuvo a punto de ubicarse entre mis preferidas, hasta que ese peinado de bailarina la sepultó entre los errores de la moda de esta premiación.

Querida, ¿cómo vas a dañar algo tan perfecto con una cabellera así? Un error tan tonto merece estar entre los peores looks de la noche. ¡Multada!





Una tendencia masculina que borrar



Jordan Strauss/Invision/AP




Una gran presencia de blanco en la indumentaria masculina fue uno de los errores que más lamenté en esta alfombra roja, y Chris Brown fue uno de los enlistados en este pecado de la moda por llevarlo de pies a cabeza. 

Este Lanvin fue nefasto. ¡Chris, el aire de gigoló está mal! Eso sin contar con que los pequeños detalles en negro, que podrían romper un poco con la monocromía de su atuendo, quedaron muy pequeños y daba la impresión de que, simplemente, no consiguió un cinturón que hiciera juego con el resto del outfit.

¡No quiero ver que algo como esto se repita más nunca!





Estampados para una sala y no para un vestido



Jason Merritt/WireImage




El color fue adorable e inesperado y el diseño, muy apropiado, pero tengo que admitir que por mucho que lo intenté, no logro verle atractivo a este estampado. ¡Qué desilusión! El romance de Valentino no sirvió para esta ocasión y terminó siendo un recuerdo de una casa de los años 70.

Tranquila querida, ya tendrás otra oportunidad para redimirte.





Una monstruosidad para correr



Lester Cohen/WireImage




Tranquilos, Godzilla no se apoderó del cuerpo de Florence Welch, de hecho es un vestido hecho a la medida por Givenchy.

Ya estamos acostumbrados a ver a Welch experimentar con la moda, ¡y eso siempre se agradece! Lo que hay que mantener siempre claro es que locuras como ésta van a surgir eventualmente. ¡Cuánto quise defenderlo!, pero no hay arreglo, las púas de su vestido parecían las berrugas de un sapo gigante.

Ahora, ¿no es divertido verlo? Creo que de ésto también se trata la moda, no solo de lucir siempre impecable como Taylor Swift, de blanco y toda perfecta.

Sin duda, esta fue una premiación polémica, pero aún nos quedan otras por comentar. Si quieres conocer otros aciertos y errores de las estrellas, ¡no dejes de seguirme! Soy @MicaeladelPrado