¡Kim Kardashian habló y se defendió!

E! News | Hace 5 años

 
Kevin Mazur/WireImage
La estrella de E! pidió el divorcio de Kris Humphries el pasado lunes tras 72 días de matrimonio y aunque en ese poco tiempo le ha dado tiempo a ganar 18 millones de dólares asegura que nunca se casó por dinero. "Quiero dejar claro que nunca me casaría por un programa de televisión, por dinero, ni nada de eso. Creo que es ridículo que tenga que defenderme de eso. Supongo que eso es lo que se piensa cuando grabas tu boda para un reality show", contó Kim Kardashian al programa Kyle & Jackie O Show en la cadena australiana 2Day FM. La guapa celebrity, que también se divorció del productor musical Damon Thomas en 2004, insiste en que "se casó por amor", pero acepta que haber dejado que se filmara la boda para ser emitida en su reality Keeping Up with the Kardashians no fue la decisión más "inteligente". "Lo primero y principal es que me casé por amor. No puedo creer siquiera que tenga que decir esto. ¡No hubiera dedicado tanto tiempo a algo solo por un programa de televisión! Muestro mucho de mi vida en el reality, por lo que contemplar si debía o no grabar mi boda fue una decisión difícil de tomar, y puede que no fuera la decisión más inteligente. ¡Pero así soy yo!", explicó en un comunicado subido a su web oficial. Kardashian dice que es una "romántica empedernida" y que se apresuró a casarse con Humphries porque quiere "con desesperación" tener su propia familia y que se encontró con "el alboroto" de la filmación del especial de la boda para E! "Todo el mundo que me conoce sabe que soy una romántica empedernida. Amo con todo mi corazón y mi alma. Quiero una familia, bebés y una vida real con tanta desesperación que a lo mejor me precipité. Creo en el amor y en el sueño de lo que deseo tanto", señaló. "Siento que estoy en una montaña rusa y que no me puedo bajar de ella cuando, ahora lo sé, me debería haber bajado. Me quedé atrapada en el alboroto de la grabación del programa, tanto que cuando debería haber terminado mi relación, no supe cómo hacerlo y no quise decepcionar a mucha gente", añadió. La joven, de origen armenio, ha contratado los servicios de la abogada experta en divorcios Laura Wasser, quien ha representado previamente a Britney Spears, Maria Shriver, Angelina Jolie o Ryan Reynolds, y citarán "diferencias irreconciliables" en los documentos legales.