¿James Cameron plagió Avatar?

E! News | Hace 5 años

 
20th Century Fox
Si hacemos un resumen anual, podremos inferir que en el 2011 abundaron las acusaciones de plagio. Rihanna, Britney Spears, Lady Gaga, Joe Jonas, la producción de The Hangover y Angelina Jolie, son algunos de los que tuvieron que defender su reputación. Ahora otro prestigioso personaje hollywoodense debe demostrar su inocencia... Un antiguo colaborador de James Cameron le ha efectuado una demanda alegando que le robó la idea de Avatar. El documento fue presentado en la Corte Superior de Los Angeles el jueves y según lo publicado en The Hollywood Reporter, acusa al director canadiense y a su compañía Lightstorm Entertainment de basarse sin autorización en KRZ 2068 , un cuento de ciencia ficción escrito por Eric Ryder, el demandante, en 1999. Además, el joven asegura que para su historia también creó representaciones visuales de 3D, como así también todo el guión. Uno de los aspectos que sorprende de la causa es que presuntamente la obra de Ryder comparte varios puntos con el exitoso film. Principalmente se centra "en la colonización de una corporación y el saqueo de recursos naturales de un exuberante y maravillosa luna distante, donde un espía es enviado a impedir la rebelión de estos seres con rasgos humanos. Él empieza a vivir experiencias con estos y el apego emocional en especial con uno de ellos, logra en el espía una transformación espiritual que con el tiempo lo convierte en el líder de la revuelta de los seres lunares en contra de las prácticas mineras de la empresa". El ex empleado de Lightstorm afirmó que tiempo posterior a presentar su proyecto la empresa le dijo que había rechazado su lanzamiento, porque los ejecutivos argumentaron que nadie estaría interesado en ver una aventura de ciencia ficción con temáticas medioambientales. Lo que no se llegaría a entender, en caso de que esto sea cierto, es por qué no demandó a Cameron y su productora antes si el film se estrenó en diciembre de 2009. La documentación presentada demostraría que el perjudicado habría estado negociando con la firma cinematográfica durante mucho tiempo, hasta que en algún momento ellos decidieron declinar la oferta.