¿Películas que generan histeria? ¡No has visto nada!

E! News | Hace 6 años

 
La locura, esa alteración en la conducta que se considera socialmente normal, ese descontrol manifiesto con alucinaciones y delirios, puede ocurrir por una infinidad de causas, un desbalance químico, una experiencia psicológica traumática o, en el caso que nos interesa, por una película. El fanatismo desencajado es ese extraño terreno en el que se encuentran nerds ávidos de aventuras dentro de un caluroso disfraz, con adolescentes de uñas escarchadas en rosa y gente que parece no haber comido en una semana. Hay de todo y para todos en estas historias que desatan pasiones y que sólo parecen tener una cosa en común: la infinita capacidad de entrega de sus fans. La primera de las sagas que tenemos que mencionar por tradición, por ser clásicos y sobre todo por tener la numeración más extraña de todas al haber comenzado en el episodio 4, es desde luego Star Wars. Durante más de 3 décadas los abnegados fans de Star Wars han asistido a todas las premieres, reestrenos y maratones vistiendo poco cómodos disfraces de Chewbacca o Darth Vader. Fueron ellos quienes inventaron hacer colas eternas bajo la lluvia o el sol intenso. Además Star Wars ha ido más allá de la gran pantalla y ha llegado a congresos, exposiciones, subastas, videojuegos, al mundo de la moda con ediciones conmemorativas de marcas como Adidas e incluso está presente en el terreno erótico con, los que no parecen pasar nunca de moda, disfraces de Princesa Leia. Para continuar en la onda de las sagas tradicionales cuyos fanáticos se hacen sentir, nada mejor que Indiana Jones que si bien tiene seguidores menos pintorescos, están igual de comprometidos. Además del sombrero, el látigo y de somatizar una fobia a las serpientes para parecerse aún más a su héroe, los fanáticos de Indy han compensado a la serie de cuatro películas con una ganancia cercana a los 2 billones de dólares (se lee: BILLONES). Con dos de dos hasta ahora podemos decir que si hay alguien que sabe cómo despertar al fan que todos tenemos dentro, es George Lucas. Los fans de Harry Potter, comparten con los de Star Wars el gusto por disfrazarse pero el haber visto a los protagonistas de las películas de Harry Potter crecer en la pantalla tal vez ha hecho que se sienten más cercanos a ellos y eso puede despertar sentimientos y adicciones confusas e incluso peligrosas. Emma Watson fue acosada en la universidad, un fan se ofreció a ser el padre adoptivo de Tom Felton (Draco Malfoy), hay una gama de tatuajes que van desde lo impresionante hasta lo perturbador con temas referidos a Hogwarts (incluyendo sí, el rayo en la frente de Harry), pero de las cosas más insólitas es el nacimiento de un “género” “musical” llamado Wizard Rock que cuenta con bandas como Harry and the Potters, The Luna Lovegoods o The Ministry of Magic. Al seguir el recorrido por el universo del fan/acosador llegamos irremediablemente a Crepúsculo. Así como los románticos del siglo XVIII los fanáticos de la saga creada por Stephenie Meyer, optan por la languidez extrema, tal vez para lograrlo es que son capaces de acampar por 4 días en las afueras de un teatro para poder observar de lejos la alfombra roja. Y si eso no fuera suficiente para lograr el look de vampiro hambriento, en los días previos al estreno, en Ebay UK se remontaron las ventas de tinte extra negro de pelo en un 266% y de sangre falsa en 150%. Finalmente presentamos la única película que no es una saga... todavía: Never Say Never. Y se merece estar en el Top 5 porque cuando se junta Justin Bieber con prácticamente cualquier cosa, el resultado suele ser increíblemente multitudinario. Luego de ser uno de los Trending Topics más populares de Twitter en 2010, ahora los fanáticos de Bieber van en serio a por los récords de la taquilla haciendo que su película estrenada en febrero de este año ya haya desbancado en Estados Unidos a This Is It de Michael Jackson como película más taquillera basada en un concierto. Justin Bieber, por si acaso a alguien se le olvida, tiene apenas 16 años, así que aún queda para sus fans mucho camino por recorrer. Si ya su corte de pelo es popular entre adolescentes de ambos sexos ¿cuánto faltará para el disfraz completo?