¿Por qué la prensa estadounidense odia a Jennifer Aniston?

E! News | Hace 6 años

 
Jeffrey Mayer/Getty Images
Quienes han trabajado con Jennifer Aniston se deshacen en elogios hacia ella, pero la prensa no parece tenerle tanta simpatía. Desde su divorcio de Brad Pitt, la actriz es objetivo de disparos periodísticos, que la presentan como una mujer sin rumbo, desesperada por encontrar un hombre. En persona, Jennifer Aniston debe de ser todo un encanto -o al menos eso aseguran los que la conocen-. Gerard Butler, que trabajó con la actriz en Bounty hunter, dijo de ella a la revista Us que "es muy simpática, muy fácil de tratar", e incluso llegó a calificarla de ser su "mejor amiga". Por su parte, la estrella de E! Chelsea Handler comentó en el programa de Jay Leno que es "dulce" y se mostró agradecida con Aniston por haber pasado las vacaciones de Acción de Gracias en México con ella. Pero cuando se trata de protagonizar titulares, parece que Jennifer Aniston no acaba de caer bien. La mayoría de las veces se resaltan en prensa sus altibajos amorosos, haciendo ver que no es capaz de encontrar su lugar, e incluso acompañando la información de una fotografía suya poco favorecedora. Tal ha sido el acoso y derribo contra la actriz de Friends, que incluso se le ha calificado como una persona triste, algo corroborado por el presentador y gurú de Project Runway Tim Gunn: "A veces pieso que lleva escrito en la frente personaje desesperado". Parece que el gran crimen de la actriz fue haberse divorciado de Brad Pitt, perdiendo así a uno de los hombres más deseados de Hollywood; y mientras que a ella le toca la peor parte, Brangelina han sido encumbrados como la realeza estadounidense. Ante esta situación, Popeater se ha puesto en contacto con el doctor Lorraine B. Cates, un psicoanalista y terapeuta de pareja que ha explicado las razones de esta diferencia de trato. Según ha declarado, este hecho se debe a que Jennifer Aniston proyecta un look de chica normal, cercana, que lucha por lo que quiere y soluciona los problemas como cualquier otra persona. Algo totalmente opuesto a la imagen de Brangelina. "Angelina Jolie proyecta un saber de todo que a la gente le gusta percibir. Nuestra cultura está teniendo dificultades para lidiar con el hecho de ser simplemente humanos, algo que Aniston proyecta muy bien", afirma Cates. "Con la enorme cantidad de cambios culturales que nos asaltan, hay un retorno evidente al deseo de tener dioses y diosas", continúa el terapeuta. Así, comportarse como una persona normal y no como un ser divino ha sido el error fatal de Aniston. "El culpable es la prensa al promulgar -tácitamente o no- el mensaje de que ser una persona real no es aceptable. Y eso es lo triste de esta situación, no Aniston". Vía: Europapress.