2011: Cuando las estrellas maduran

E! News | Hace 5 años

 
Kevin Mazur/Getty Images
Un fragmento importante de los titulares de farándula, los primeros lugares en los rankings musicales y en las carteleras de cine son ocupados por personalidades cuyas carreras han transitado por caminos diferentes, pero que tienen dos cosas en común: ser exitosos y haber nacido en el año 1981. Justin Timberlake, Beyoncé Knowles, Natalie Portman, Joseph Gordon-Levitt, Jessica Alba, Elijah Wood, Hayden Christensen, Julia Stiles, Britney Spears, Paris Hilton, Adriana Lima, Roger Federer, Serena Williams, Anna Kournikova y Siena Miller son algunos de los cantantes, actores, deportistas, modelos y celebrities que destacan en esta especial generación. Y es que el 81 fue realmente un año especial, en el que sucedieron muchas cosas que definirían el mundo tal y como lo conocemos hasta ahora: fue el año en el que se mencionó por primera vez el término Internet, el año en el que se descubrió el SIDA, el año en el que Lady Diana Spencer se casó con Charles, Príncipe de Gales, y en el que fue lanzado MTV. El éxito de los chicos del 81 probablemente se debe al hecho de que son los más auténticos representantes de un mundo que se ha ido configurando a su imagen y semejanza, y al que definitivamente ellos, tal vez más que nadie, saben entender. Cuando finalice el 2011, todos ellos habrán cumplido los temidos treinta. Una edad que antes era vista como sinónimo inequívoco de adultez, pero que ahora, gracias a ellos y a la generación que los precede y que se conserva demasiado bien (dos palabras: Demi Moore), es interpretada más bien como la segunda década de la juventud. La etapa de la juventud en la cual la rebeldía, los excesos y el desenfreno no son una justificación válida para todas las acciones de la vida. Habrá que ver qué tienen que decir al respecto Paris y Britney.