Amy Winehouse murió intoxicada

E! News | Hace 5 años

 
Mark Allan/Getty Images
A tres meses de la muerte de Amy Winehouse, la juez Suzanne Greenaway determinó que la cantante inglesa murió intoxicada luego de haber consumido "cinco veces la tasa de alcohol permitida para conducir en Reino Unido". El informe añade que tras las tres semanas de abstinencia que llevaba Winehouse al momento de morir, el 23 de julio pasado, el exceso de alcohol le resultó fatal. "La consecuencia no deliberada de este nivel potencialmente fatal de alcohol en la sangre fue su repentina e inesperada muerte", apunta la investigación de la responsable de la investigación judicial, que califica el desenlace como "muerte accidental", descartando la hipótesis del suicidio. Conocida por sus constantes excesos con las drogas y el alcohol, Winehouse, de 27 años, estaba intentando controlar su adicciones. Según la misma investigación, la cantante llevaba tres meses sin ingerir sustancias ilegales y poco menos de un mes sin beber ni una gota de alcohol. Por eso, la alta cantidad que ingirió el día antes de ser encontrada muerta en su apartamento fue capaz de terminar con su vida.