El dilema de Charlie Sheen

E! News | Hace 6 años

 
CBS
Carlos Irwin Estevez, mejor conocido con Charlie Sheen, la estrella de películas realmente importantes para el cine como Pelotón y Wall Street, el hijo de Martin, el hermano de Emilio, el ex de Denise, está comenzando a transformarse en un personaje que no deja posibilidad a medias tintas: lo odias o lo adoras incondicionalmente. Si estás en el primer grupo, es probable que termine llamándote payaso o troll, si estás en el segundo grupo… también. A Charlie no le importa nada por estos días, excepto proclamar que es un ganador, que tiene sangre de tigre y aparecer en tu televisor, tu timeline, o tu vida en general de ser posible 24/7. Lo más curioso de este momento de locura (que la empresa definitivamente no perdonó) es que no es para nada sorprendente, y sin embargo ha sido la comidilla de los medios este último mes. El carácter violento y desaforado de Charlie Sheen junto con su gusto por el alcohol, las drogas, el porno, las prostitutas, y un toque de un humor bastante particular es ya historia, tanto que le valió su propio sit-com. ¿Hay alguien que no tenga claro que Two and A Half Men está basada en la vida de Sheen? Pues aparentemente sí. Y no sólo no lo saben sino que hay gente que no logra hacer el paralelismo. Mientras una gran cantidad de encuestas muestran que la mayor parte de los norteamericanos condena las acciones de Charlie Sheen fuera de la pantalla, Two And a Half Men es una de las series más vistas de la televisión, cosa que significó para Sheen dos nominaciones para los Golden Globe, tres para los Emmys y la nada despreciable suma de US$ 1.25 millones de dólares por episodio, su primer récord Guinness por ser el actor mejor pagado en la televisión. Su segundo récord lo logró el 3 de marzo, cuando en medio de toda la polémica por su consumo de drogas, sus peleas con Chuck Lorre (el creador de TAHM) y por exigir un aumento del 50% de su ya exorbitante sueldo, decidió abrir una cuenta de Twitter y en tan sólo 24 horas consiguió más de un millón de seguidores. La única bipolaridad probada que se le puede achacar en este momento a Charlie Sheen, es la de ser el favorito y antifavorito de Estados Unidos. Esta historia, donde una vez más el arte imita a la vida y no le va bien, tiene aún muchas páginas por ser llenadas, por lo pronto lo que más nos da curiosidad es ver si este hombre con sangre de tigre realmente vale más que dos hombres y medio, o si la serie que lo catapultó de nuevo, lo llenó de atención y sobre todo de dinero, y ahora lo “deja ir”, realmente puede sobrevivir sin él.