Hollywood, territorio fértil para las relaciones fugaces

E! News | Hace 5 años

 
WireImages
Además de la de Hugh Hefner y Crystal Harris, una de las últimas rupturas más comentadas en Hollywood últimamente es la de Scarlett Johansson y Sean Penn, luego de tan sólo cinco meses. Al parecer Scarlett estaba más emocionada de la cuenta, mientras que Sean no está buscando nada serio luego de su divorcio de Robin Wright. Su fugaz relación, de hecho, luego de terminada ha sido descrita como el resultado de una campaña admirable de persecución que la actriz ejecutó cuidadosamente, y cuyo fracaso final se hizo evidente con la notable ausencia de Scarlett del estreno de The Tree of Life en Cannes, la última película de Penn. El modus operandi de las “relaciones relámpago” de Hollywood suele ser siempre el mismo, pasan mucho más tiempo ocultándose, desmintiendo y tratando de aparentar que nada pasa, que el que finalmente dura la relación. Otros ejemplos notables de lo frágil que puede ser el vínculo entre dos celebrities, o de lo que están dispuestos a hacer para llamar la atención son los matrimonios de Tom Green con Drew Barrymore, y Shannen Doherty con Ashley Hamilton, que duraron apenas cinco meses. En cuenta regresiva tenemos a Jennifer López y Chris Jude, que sólo lograron 4 meses juntos, por los cuales el coreógrafo logró hacerse de 15 millones de dólares en la separación. Y con cuatro meses también Bradley Cooper y Jennifer Esposito, que incluso antes de hacer oficial su separación declararon “haber estado separados por un tiempo”¿Cuánto? ¿Doce horas? Nicholas Cage y Lisa Marie Presley, permanecieron un total de 107 días como marido y mujer. Un matrimonio tres veces más corto que el que Lisa Marie tuvo con Michael Jackson, un dato bastante curioso, ¿no? Los nueve días de Carmen Electra y Dennis Rodman en 1998, fueron el récord de matrimonio más corto hasta 2004, cuando Britney Spears, por supuesto, estableció uno nuevo difícil de vencer al permanecer apenas 55 horas casada con su novio de la secundaria Jason Alexander y describir su breve unión como “una broma que llegó muy lejos”. Las relaciones entre famosos, sean matrimonios o noviazgos “secretos”, parecen tener que enfrentarse a una gran cantidad de presión que no siempre son capaces de manejar como pareja, es por eso que es probable que pronto la historia de Sean y Scarlett sea desplazada por otra ruptura similar. Nuestras apuestas llevan los nombres de Blake Lively y Leo Di Caprio... ¿y las tuyas?