Jennifer Lopez salvó la relación de Marc Anthony y Chloe Green

E! News | Hace 3 años

 
Marc Anthony, chloe green

EFE



Aunque nadie lo pueda creer, después del amor puede nacer una bonita, gran y sólida amistad...






Aunque Jennifer López habría reaccionado con cierto malestar cuando Marc Anthony y la joven Chloe Green iniciaron su relación sentimental el pasado mes de abril --un romance que se mantuvo en suspenso durante los dos meses siguientes--, la diva latina habría jugado finalmente un papel clave en la posterior reconciliación de la pareja --confirmada a principios de julio.

Tanto es así, que la propia Jennifer habría sido quien animó a Marc a dar una segunda oportunidad a su noviazgo pocas semanas antes de que la pareja paseara su renovado amor durante unas vacaciones en Saint Tropez, y lo habría hecho a través de una intensa conversación en la que el boricua habría roto el hielo confesando a su exmujer que estaba "desesperado" por reencontrarse con Chloe.

"Al principio Jennifer no veía con buenos ojos que Marc hubiera rehecho su vida con una chica mucho más joven que él [Chloe tiene solo 22 años, tres menos que el novio de Jennifer, Casper Smart], pero con el tiempo aceptó la relación e incluso se mostró muy contenta por la buena sintonía que existía entre la nueva pareja. Poco después de la posterior ruptura, Marc mantuvo una larga charla con su exmujer sobre lo mucho que echaba de menos a Chloe y lo desesperado que estaba por volver a verla. Jennifer no lo dudó un instante, y persuadió a Marc para que tratara de reconquistar a su chica", reveló a la edición británica de la revista Grazia una fuente cercana a la estrella neoyorquina.

Los consejos sentimentales que J.Lo habría ofrecido a su expareja pondrían de manifiesto, una vez más, que la amistad entre los dos artistas se ha mantenido inalterable pese al sonado divorcio que sufrieron en el año 2011, una experiencia que ambos todavía definen como uno de los grandes golpes que les ha dado la vida pero que, al mismo tiempo, les ha ayudado a forjar una relación de confianza mutua que les permite tratar abiertamente todo tipo de emociones.

"El divorcio nunca logró quebrantar la sólida amistad que siempre han mantenido Jennifer y Marc, por lo que no es extraño que cada uno se sincere con el otro sobre los avatares de su vida sentimental. Ambos confían ciegamente el uno en el otro y eso les lleva a pedirse consejo sobre asuntos de todo tipo, especialmente sobre aquellas preocupaciones que afectan a sus relaciones amorosas. Cada uno sigue pensando en su antigua pareja como su mejor amigo, una persona con la que pueden desahogarse sin temor a sentirse vulnerables", explicó el mismo informante.