La noche que Shakira jamás olvidará…

E! News | Hace 5 años

 
EFE
Cuando se supo que la noche del miércoles 9 de noviembre la Academia Latina de la Grabación le rendiría homenaje a Shakira nombrándola como persona del año, se comenzó a especular que sería uno de los eventos más importantes de los últimos tiempos. Y no es para menos. Luego de recibir su estrella en el paseo de la fama de Hollywood y sobre pasar los 10 millones de seguidores en Twitter, la colombiana sería la reina del mundo por una noche. El centro de convenciones del lujoso hotel Mandalay en Las Vegas se vistió de gala para realizar, un día antes de la entrega de los Grammy Latinos 2012, el homenaje a Shakira. Una larga alfombra roja comenzó desde muy temprano a recibir a celebridades de toda Latinoamérica y España. Todos, además de sonreir a la cámara y ponernos al tanto de sus últimos qué haceres, lanzaron flores a la barranquillera. "Shakira es una grande. Su carrera es un ejemplo a seguir. La admiro, la respeto, la quiero", aseguró Alejandra Guzmán al llegar al evento. "Su música traspasa fronteras. Es una artista muy completa. Una gran compositora y una excelente performer", acuñó Franco De Vita. Mientras que Alek Syntek recalcó que además de su talento artístico, Shakira es un gran ser humano. Las declaraciones en la alfombra roja fueron calentando lo que después sería una entrega absoluta de amor y de admiración en un show privado que congregó a unas 1.500 personas. La noche la comenzaron Alejandra Guzmán y Natalia Jiménez, quienes rockearon en el escenario con Bruta, ciega, sordomuda. Luego Cristian Castro -quien ofreció un pequeño y raro discurso- y Vicentico, hicieron lo propio con Moscas en la casa. Franco De Vita emocionó cantando, totalmente desgarrado, la canción No. El dueto español Estopa llenó de rumba el escenario con una lúdica versión de Objection (Tango). Gilberto Santa Rosa se entregó con La Tortura, Alek Syntek le imprimió su sello artístico a Estoy aquí, Victor Manuelle y Jorge Celedón cantaron una tropicalizada Inevitable, y Jorge Drexler cantó Devoción recordando a Gustavo Cerati. Como si no hubiesen sido ya demasiadas sorpresas, William Mebarak, padre de Shakira, se subió el escenario para entonarle Niña Bonita, una canción que hizo quebrar en llanto a la agasajada, manteniéndola impresionada hasta que se subió al escenario para encontrarse con su orgulloso progenitor. El momento cumbre fue la sorpresiva aparición de Marc Anthony quien ofreció unas palabras, mitad en inglés y mitad en español, recalcando lo importante y definitorio que ha sido Shakira para la industria de la música latina. "Te felicito y te admiro sobre todo porque lo has hecho a tu manera. Eres única. Para mi es un inmenso honor estar aquí en este homenaje y decirte que eres una de las personas que más admiro", recalcó el astro boricua. Shakira subio al escenario absolutamente feliz y emocionada. Con una voz a punto de quebrarse, agradeció infinitamente. "Será una noche que llevaré siempre conmigo. Me siento feliz, pero sobre todo honrada. Es un honor que realmente no sé si merezco", dijo la colombiana para cerrar la noche recordando al fallecido cantante colombiano Joe Arroyo, al cantar En Barranquilla me quedo. Paulina Rubio, Shaila Durcal, María Conchita Alonso, Chiquinquirá Delgado, Cristian De La Fuente, Bárbara Mori, Taboo, Claudia Brant y otras estrellas latinas también asistieron al sentido homenaje a Shakira, pero sin duda extrañó la ausencia de amigos cercanos de la colombiana como Alejandro Sanz y Residente de Calle 13.