La Vogue de Kim Kardashian supera en ventas a Beyoncé y a Michelle Obama

E! News, the kardashians, | Hace 4 años

 
Kim Kardashian, Kanye West, Vogue

Photographed by Annie Leibovitz



Atención haters... Su campaña de desprestigio no fue suficiente...






La controvertida portada de la edición de abril de la revista Vogue, protagonizada por la estrella televisiva Kim Kardashian y su prometido, el rapero Kanye West, podría alcanzar el récord de ventas de la publicación, un éxito que justificaría la arriesgada apuesta de Anna Wintour.

"Las previsiones indican que las ventas alcanzarán las 500 000 copias", señaló una fuente al portal Radar Online.

FOTOS > Todos los detalles del backstage de la sesión de fotos de Kimye para Vogue.

Aunque las cifras aún no están confirmadas, todo apunta a que la portada de Kim Kardashian superará las ventas de las de otras celebridades como Beyoncé y la primera dama estadounidense Michelle Obama, quienes alcanzaron las 355 000 y 294 000 copias respectivamente.

El codiciado reportaje ha estado rodeado de una gran controversia e incluso ha contado con el boicot de otras caras conocidas como la actriz Sarah Michelle Gellar, que utilizó la red social Twitter para anunciar que cancelaría su suscripción a la conocida como 'biblia de la moda' tras enterarse de que Kim Kardashian protagonizaría la edición de abril.

E! News > Así fue el plan de Kim Kardashian para mantener en secreto su portada de Vogue.

Wintour se vio obligada a defender su decisión, después de que se propagaran las especulaciones que apuntaban a que Kanye habría estado rogándole durante meses poder aparecer en la revista.

"En cuanto a la portada, mi opinión es que es maravillosa y conmovedora, y debo decir que se trató de una decisión nuestra. Pueden haber leído que Kanye me rogó para que su prometida protagonizara la portada, pero no hizo eso, ni nada por el estilo. Esa invención puede dar muchos titulares, pero no tiene nada de cierto", escribió Wintour en el editorial.

VIDEO > North West se orinó encima de Kanye West durante la sesión de fotos para Vogue.