Lady Gaga marchó a favor de los gays a pocos metros del Vaticano

E! News | Hace 5 años

 
Jamie McCarthy/WireImage.com
(AFP) La estrella del pop Lady Gaga invitó a hacer "la revolución del amor" y defendió la causa de los homosexuales al cierre de la Europride de Roma, ante cientos de miles de personas. "Debemos hacer la revolución del amor", "debemos ir adelante en la defensa del amor", repitió la artista estadounidense en un discurso improvisado de casi media hora en el escenario instalado en el Circo Máximo, junto al Coliseo y cerca del Vaticano. Vestida de forma comedida con un elegante traje negro y blanco, de la última colección de Versace, según indicó ella misma, y con una peluca verde, Lady Gaga no hizo ningún comentario provocador hacia el gobierno de Silvio Berlusconi ni hacia la Iglesia, como temían algunos políticos italianos. "Soy consciente de las tradiciones religiosas, respeto a las familias que creen, pero creo que es importante reivindicar el cambio y reconocerlo", dijo con una voz grave, antes de interpretar dos canciones al piano. "Soy ciudadana del mundo y pido a los gobiernos que faciliten nuestro sueño de igualdad", añadió la joven de 25 años, que recordó sus orígenes italianos y su verdadero nombre, Stefani Germanotta. La intervención de Lady Gaga fue la culminación de un desfile en el que abundaban las banderas arcoiris, y donde podían leerse eslóganes como "Personas diferentes, mismos derechos" o "Igualdad y derechos humanos para todos". Los participantes siguieron unas cuarenta carrozas, entre ellas la de las "familias arcoiris", con padres gays y sus niños. En un tono más provocativo, un hombre disfrazado de obispo lució las palabras "pedofilia" y "abusos sexuales" pegadas a su vestimenta. Según los organizadores, un millón de personas participó en la Europride. "Italia es el único país que no reconoce los derechos de las lesbianas, los gays, los bisexuales y los transexuales", dijo Franco Grillini, miembro del partido opositor Italia de los Valores y conocido activista. "Italia debería adaptarse al resto del mundo occidental", añadió. Italia es uno de los pocos Estados europeos que no tiene una legislación específica contra la violencia homófoba, y que no contempla uniones civiles, ni para los homosexuales ni para los heterosexuales. Vladimir Luxuria, transexual y ex diputado que creó en 1994 el primer festival gay de Italia, encabezó el cortejo, ataviada con una diadema de plumas. Según ella, "el Parlamento es homófobo, de los pies a la cabeza, y tenemos un primer ministro hostil a los gays". El año pasado, Berlusconi quitó importancia a uno de sus escándalos sexuales diciendo: "Es mejor ser un apasionado de las mujeres bellas que ser gay". Lo que dio lugar a otro eslogan, rápidamente impreso en carteles y camisetas, que decía: "mejor ser gay que ser Berlusconi". El alcalde de Roma, Gianni Alemanno, dirigió un mensaje de video a los participantes, en el que dijo: "Nuestra ciudad es hospitalaria y abierta a todo el mundo". Para la ocasión se desplegó un importante dispositivo de seguridad en Roma. Antes de su intervención, diversas personalidades políticas católicas invitaron a la cantante estadounidense pop Lady Gaga a no provocar al Papa. "El mundo gay no se siente representado por alguien que hace videos que ofenden a Jesús", dijo Rocco Buttiglione, vicepresidente de la cámara baja del Parlamento. Carlo Giovanardi, secretario de Estado de política familiar, condenó por adelantado el desfile, en el que veía "una ocasión de llevar montones de disfraces y de burlarse del Santo Padre, el clero y quienes dedican su vida a los demás". Vía AFP