Las cinco cosas más cool que nos dejó Steve Jobs (además de computadoras)

E! News | Hace 5 años

 
Justin Sullivan/Getty Images
Steve Jobs no fue solamente un fundador de una exitoso monstruo económico. También fue una persona, un amigo, un camarada y sobre todo un genio visionario. Aquí te dejamos cinco de sus aportes al mundo que superan la mera fabricación de productos. 1. Woody y Buzz: Cuando Jobs compró la división de gráficos computarizados de George Lucas en 1986, nació Pixar. La taquillera y entrañable Toy Story desmotró que su visión no estaba tan errada. Ese fue el comienzo de una seguidilla de películas animadas por computadoras, que hoy en día siguen protagonizando las pantallas grandes de todo el mundo. 2. The Beatles digitalizados: Durante mucho tiempo, los apoderados de los derechos de la banda se resistieron a que su catálogo esté disponible en formato digital. Finalmente, en 2010, iTunes cerró el trato, yYesterday se convirtió en parte de la actualidad. 3. PowerBook de Carrie Bradshaw: Claro, en el episodio de 2001, Motherboard, my self, la computadora fue una de las protagonistas. Problemas de pareja, ironías y sobre todo, el mal humor del personaje de Sarah Jessica Parker salen a la luz gracias al artefacto de Apple en Sex and the city. 4. Más que una computadora, más que un comercial: Inspirado en la novela 1984 de George Orwell, contó con la dirección estelar de Ridley Scott. Su estreno fue el 22 de enero de 1984 durante un tiempo muerto del Super Bowl XVIII. La publicidad fue tan innovadora como los productos de Apple: se convirtió en una de las campañas más influyentes de la historia mundial. 5. Una meditación sobre la mortalidad, un plan de acción para la vida: "Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien", dijo Jobs en su discurso de 2005 de Stanford. "No dejes que el ruido de las opiniones ajenas silencien su propia voz interior. Y lo más importante, tener el coraje de seguir su corazón e intuición". Él, que jamás se graduó, le demostraba a los estudiantes que las enseñanzas y la genialidad no necesitan de un título universitario.