Lindsay Lohan se reunió con su papa y ha pensado abrir su propio centro de rehabilitación.

E! News | Hace 6 años

 
EFE
A los 40 días del quinto intento de Lindsay Lohan en rehabilitación, su madre Dina Lohan ha aparecido en televisión para hablar al respecto, anunciando una revelación inesperada: Su hija tiene serios problemas. Así parece, Dina. La madre de Lohan se presentó hoy (otra vez) en The Today Show y aseguró que luego de pasar dos semanas internada con su hija en un programa para familiares de adictos, pudo ver que LiLo era “una persona distinta”. Sin duda una madre abnegada. “¿Y cómo la vez?” Preguntó el presentador. “Es una experiencia que te cambia la vida” respondió Dina. “El centro Betty Ford es un lugar impresionante. Pasé dos semanas ahí en unas sesiones familiares, pasas tiempo con familiares de otros adictos que también atraviesan por la misma situación.” En cuanto al estado mental de Lindsay, Dina asegura que esta “feliz y relajada” y que “realmente ha cambiado.” “Simplemente es distinta” dijo. “Ha estado en otros establecimientos, pero este realmente la ha cambiado. Logran entrar en tu mente y con ayuda de tu familia sacar el problema a la superficie. Es difícil admitirlo y que alguien tan famoso como Lindsay diga en su Twitter “Tengo un problema, lo arruiné”, es una ayuda para otras familias.” Matt Lauer, quien entrevistó a Dina en agosto con relación al problema de drogas de Lindsay, escuchaba nuevamente las mismas respuestas. En aquel entonces cuando Lauer preguntó que si había cambiado, Dina respondió: “Sí, por supuesto. Ha madurado considerablemente. La edad, lo que ha vivido, está creciendo” dijo Dina un mes antes de que un test antidopping mostrara que Lindsay había vuelto a consumir cocaína. Fue entonces cuando tuvo que ir a la cárcel y luego a rehabilitación. Ésta vez, la señora Lohan dice que Lindsay reconoce y acepta que es una adicta. “¿De verdad lo comprende así?” preguntó Lauer. “Claro, esto nos ha enseñado que somos, que ella es jóven,” dijo Dina. “Lo tomamos un día a la vez, la adicción es difícil,” explicó. “No sé, no tengo una bola de cristal, rezo mucho. Ella ahora quiere abrir sus propios centros de rehabilitación y ayudar a otros jóvenes. Debemos mirar hacia el futuro.” Y Dina ¿Se siente cómoda con el término “Adicta” para su hija? “Sí” afirmó. “Cuando vine aquí la primera vez no era mi deber decir que Lindsay tenía un problema, yo la puse en rehabilitación cuando ella tenía 19 años. Como madre no me correspondía contarle al mundo su problema, era ella quien tenía que hacerlo. Yo no estaba en negación, estaba respetando su propia evolución. Tú proteges como padre. Ahora estoy feliz y aliviada.” ¿Será distinta la historia ésta vez? E! supo que a finales de la semana pasada, Lindsay se trasladó a otro centro especializado en transiciones asociado a Betty Ford. Se quedará ahí hasta el 3 de enero, cuando se cumple el tiempo del tratamiento impuesto por la corte. Una fuente confirma que como parte de la terapia y por recomendación de su terapeuta, Lindsay ha vuelto a ver a su padre Michael, quien la visitó el día domingo. Para que éste encuentro sucediera se pusieron muchas condiciones, entre ellas que Michael prometiera públicamente que no volvería a hablarle a la prensa de su hija. Incluso Dina está promoviendo la relación de LiLo con su padre. “Se trata de ella y de su salud. Cualquier cosa que la haga sanar y sentirse mejor” concluyó. Amén.