Lo mejor, lo aburrido y lo peor de los Grammys 2014… ¿Coincides con nosotros?

E! News, Grammy Awards, | Hace 3 años

 
Grammy Performances

Getty Images




Un chow laaaaargo y lleno de piano y música Country... ¿Qué nos gustó, no nos gustó y nos disgustó de la entrega número 56 de la Academia de la música?






Los Grammys 2014 vinieron y se fueron, y nos dejaron espectáculos extraordinarios protagonizados por estrellas de la talla de Beyoncé, Taylor Swift , Jay Z, Katy Perry, Lorde, Daft Punk, Pharrell Williams, Paul McCartney, Macklemore & Ryan Lewis, Madonna, Metallica, Lang Lang y Dave Grohl.

Pero eso no fue todo. Hubo discursos, parejas estelares, impases y más, así que lean lo peor, lo mejor y lo más inolvidable de la noche.

El mejor asiento en la casa: Beyoncé abrió el show interpretando Drunk in Love con una simple silla, una tabla de surf y luego un rato sexy con su marido Jay Z. Sencillo, sensual y una gran manera de abrir el show con mucho más estilo que…

> Lista completa de ganadores del Grammy 2014.

Peor transición: Luego de ese espectáculo electrizante, LL Cool J desinfló lentamente la energía en el cuarto con un monólogo aburrido que mencionó a muchos famosos en un esfuerzo por resaltar lo importante que es la música… En vez de dejar que la música se hiciera cargo de ello.

Sombrerero musical: El productor ganador de un Grammy, Pharrel, no sólo hace hits, pero también hace sombreros. Convirtió su gigante pieza de Viviene Westwood en una de las presencias más destacadas de la noche. Ese tipo puede hacer lo que sea…

Lo menos esperado: Jay Z es muchas cosas: rapero, esposo de Beyoncé y más, pero no esperábamos que aceptara su premio diciéndole a Blue Ivy, su bebita, que podía usarlo como "vasito".

> Las mejores frases de la Alfombra Roja de los Grammy 2014.

Mayor locura: Taylor Swift se sentó en el piano para una muy emocional interpretación de All too Well, y dio a su cabello una serie de giros que nos hacen creer que sintió firmemente cada palabra en esa canción.

Lo menos fabuloso: Adoramos a Ringo Starr, pero verlo cantar con una banda gigante que no incluía a su compañero ex Beatle Paul McCartney (quien estaba en el público) fue una decepción. (¿Mucho más fabuloso? El momento en que ambos sí se reunieron más tarde en la noche y todo volvió a estar en orden nuevamente).

Lo más instrumental: El piano, que recibió mucho trabajo en la noche porque muchas estrellas se sentaron a tocar sus teclas, incluyendo a nuestras favoritas Carole King y Sara Bareilles.

La tenebrosa Katy Perry: Su dueto de Dark Horse junto a Juicy J fue un gran susto, sobre todo cuando incluyó a caballos que bailaban, círculos de fuego y bailarines que giraban. Tanto así, que nos hubiera gustado que la gente de Nicki Minaj estuviera allí para decir algunas oraciones después.

¿Lo mejor o lo peor? ¿John Legend, Lorde, Hunter Hayes y quién más? ¿Cuál les gustó más y cuál quedó muy plano?

Señal de aprobación: La actuación de The Imagine Dragons con Kendrick Lamar que comenzó un poco rara, pero luego cayó en un innegable disfrute cuando el rapero comenzó. Y lo sabemos porque Taylor Swift se paró de su asiento a bailar.

La peor sorpresa: Las piruetas de Pink en el trapecio son asombrosas, pero es difícil no sentirse decepcionado ya que lo hizo antes en unos Grammys. Aún así nos impresionó.

El presentador menos esperado: Claro, hemos esperado que todo el talento de CBS presentara en los Grammys, pero no teníamos idea de por qué Julia Roberts y Jeremy Renner (sin mencionar a Steve Coogan quien como siempre estuvo divertido) estaban allí.

El peor plan: No estamos seguros de a quién se le ocurrió poner a Black Sabbath, una banda famosa por su confuso sonido y Ozzy Osbourne, de famosa indescifrable dicción, a hacer juntos una introducción.

Mejor rostro: Kacey Musgraves recibió mucha atención por sus expresiones faciales en los CMAs, pero fue agradable ver a la cantante country recibir un tiempo de transmisión de su rostro en los Grammys durante su dulce interpretación. Y luego con un Grammy.

Mejor cambio de vestuario: Tanto como los vestidos fueron fabulosos, tenemos que conceder esta categoría a Daft Punk por ponerse sus cabezas de robot cuando ganaron el Disco del Año.

Lo peor de dos mundos: Así como Lang Lang y Metallica están siendo asombrosos individualmente, la combinación de los dos fue menos que la suma de sus partes. Especialmente llegando a la tercera hora de los Grammys.

El mejor encuentro: Agregrar a Stevie Wonder a Get Lucky de Daft Punk fue lo correcto. Y, por supuesto, agregar a Stevie a cualquier cosa (canciones, panes, lo que sea) es siempre lo correcto.

La peor realización: La mezcla de TV y música este año en los Grammys tuvo la espontaneidad de un script de show de televisión y todo el tiempo perdido de un festival musical. Es muy largo.

Mejor realización: El show de pronto pareció fresco y nuevecito cuando vimos a todos esos casándose durante el espectáculo Same Love de Macklemore & Ryan Lewis y Mary Lambert con Madonna, Queen Latifah y Trombone Shorty. Fue muy dulce. Felicidades a todos.

Lo más gracioso: Hablando de Daft Punk y su disco del año, Paul Williams dijo que hablaba en nombre del dueto francés y alabó la canción de Macklemore "Power of Love" con todos aquellos que se habían casado.





Los mejores momentos de los Grammys 2014

Lorde