Lo mejor y lo peor de los Grammys 2012

E! News | Hace 2018 años

 

John Shearer/WireImage; Kevin Winter/Getty Images




La muerte de Whitney Houston fue la mayor historia de la noche. Su presencia estuvo durante toda la alfombra roja y la ceremonia. Pero el "el show debe continuar", dice una de las máximas del showbiz.

¿Quién lo hizo bien y quién preferiría tener una segunda oportunidad? Con nombres como Adele, Nicki Minaj, Foo Fighters, Taylor Swift, Paul McCartney, Bruce Springsteen y Katy Perry la presión es mucha.






Mejor apertura: Nada sacude más la tristeza como las guitarras y el sonido de la Bruce Springsteen E Street Band. Lo grupo logró dar un comienzo con mucho rock, a pesar de haber sufrido la reciente muerte de uno de sus miembros.

Mayor sorpresa: LL Cool J fue el host de la noche. Visiblemente tocado, realizó una oración por Whitney . Fue un acto genuino, inesperado y sentido.

Peor presentación: Después de ese dulce momento, LL volvió al modo "presentador" pero no pudo hacerlo bien. Comenzó a nombrar uno por uno a las estrellas sentadas en las primeras filas. Cuando le tocó el turno a la leyenda Beatle dijo: "Sir O. G.". Nosotros dijomos: "Sir WTF?".

Mejor tributo: Bruno Mars se uso en la piel de James Brown y se lució con una buena canción, coreografía de época y vestuario a medida. Mucho swing.

Mejor performance de rock: Bueno, admitimos que eran los únicos verdaderamente rockeros pero supieron demostrarlo al tocar en ¡el estacionamiento!

Peor truco:  Durante el show de Katy Perry todos pensamos que algo se había roto porque las luces se apagaron y la música se cortó abruptamente. Todo estaba planeado para crear mayor tensión. ¡Demasiado real muchachos!

Mejor momento "¡Lo sabía!": ¿Había algo más importante que escuchar la voz de Adele? En su estelar regreso, la británica comenzó con Rolling in the Deep a capella y luego de manera completa. Buenas noticias, todavía tiene el don.

Mejor momento de felicidad: El aplauso extra largo que recibió Adele después de su acto. Mucho amor en el salón.

Mejor tributo: Jennifer Hudson entonó con mucha belleza y calidad el clásico I Will Always Love You. Hermoso recuerdo a Whitney.

Peor espectáculo: Nicki Minaj tiene todo para ser, en su propio estilo, una mini versión de Lady Gaga. Pues desde su vestido a su actuación parecieron que la cercanía com Mamá Monstruo es corta. Un video satírico religioso demasiado largo (para colmo, cerca del final) pudo haber sido demasiado para algunos ojos rojos.

Peor timing: Nuevamente los Grammys parecieron eternos. ¿Por qué no hacen un concierto un día y la premiación otro? Tres horas y medias es excesivo.





Llegadas

Robyn