Meryl Streep: BAFTA, blooper y doble premio

E! News | Hace 47 años

 

AP Images



Todo el mundo cae rendido a los pies de Meryl Streep, pero no pensábamos que era tan literal.

¿Cuántas personas pueden ganar un BAFTA, correr a recibir el premio, tropezarse y perder un zapato, y que sea Colin Firth (¿El George Clooney inglés?) quien arrodillado intente deolver el calzado a su sitio?






Pensar que con toda la práctica que Streep tiene, todavía puede sufrir un pequeño percance yendo desde su asiento al escenario para recibir un premio.

En medio de la alegría, la ya leyenda del cine tropezó con un escalón y dejó su zapatos de taco alto. Divertida, señaló lo ocurrido y continuó en búsqueda de su máscara de bronce.

¡Pero pies descalzos, no teman! Colin Firth no vivirá el día en que el pie de una dama no esté cubierto. El actor de El discurso del Rey tomó el zapato y se arrodilló para colocárselo a una sorprendida y risueña Meryl.

¿Cómo termina la escena? Pues con un amistoso beso en los labios (recompensa para Colin, segundo premio para la actriz).

"Eso no pudo haber salido peor", dijo agitada la ganadora.

A decir verdad, no pudo haber salido mejor. La guinda del postre la colocó el anfitrión Stephen Fry cuando volvió a escena y dijo: "El príncipe encantado pudo encontrar a Cenicienta. Un final feliz".

De acuerdo, feliz y divertido.