¿Por qué Kim Kardashian no ha podido disfrutar la noticia de su embarazo?

E! News | Hace 4 años

 

AKM-GSI



La estrella de E! está muy feliz por su embarazo pero en otros aspectos de su vida las cosas no marchan tan bien.






Según un nuevo reporte de Radar Online, Kim Kardashian recientemente le reveló a algunos de sus amigos más cercanos que su todavía esposo Kris Humpries estaba arruinando su vida al "prolongar el proceso de divorcio e intentar ensuciar su nombre" según comentan fuentes cercanas a Kardashian.

Aparentemente Kim no ha podido disfrutar completamente la noticia de su embarazo porque actualmente sigue siendo la esposa legal de Humphries y esto el impide casarse con el padre de su hijo Kanye West.

"Kim sabe que cuando de a luz probablemente siga casada con Kris y eso la enferma. Ella está presionando a su abogada Laura Wesser para que obligue a Humphries a firmar el divorcio. Kris le propuso a Kim que le concedería la anulación del matrimonio si ella admitía que su relación había sido una farsa pero ella se niega a hacer por que no quiere dañar su reputación" agregó la fuente.

El próximo 15 de febrero los abogados de ambos se reunirán para acordar la fecha del juicio de divorcio que se estima que será en el mes de Junio debido al apretado itinerario que tiene Humphries con su equipo de baloncesto y según nuestros cálculos Kim tiene 12 semana de embarazo así que podría estar dando a luz en este mismo mes.

Por su parte Kardashian ha intentado que todo este drama legal no afecte su embarazo y recientemente reveló sus primeras impresiones como futura madre.

"No puedo decir que ha sido fácil pero por ahora no he tenido nauseas ni mareos. No es tan fácil como todo creen"  declaró Kim al programa Entertainment Tonight en su especial de año nuevo.

Como recordarán Kim y Kris estuvieron casados durante 72 días, además de el escandaloso proceso de divorcio que se ha prolongado pro más de un año, ahora el jugador de los Nets de Nueva Jersey ahora le esta pidiendo a su ex que le regrese el anillo de compromiso valorado en 2 millones de dólares con el que la pareja formalizó su relación.