Salma Hayek, víctima del acné

E! News | Hace 5 años

 

Sharky / Splash News



Salma Hayek reconoció haber vivido una juventud muy complicada a causa de su sobrepeso y de los numerosos granos que poblaban su rostro cuando tenía ya 25 años. Estas dificultades afectaron tanto su autoestima, que en ocasiones no se atrevía ni a salir de su casa.

"Era propensa a tener acné, y a veces se me ponía la cara tan mal que terminaba muy deprimida. Tanto, que no podía salir a la calle. Me despertaba y me quedaba en la cama sin atreverme a ir al baño y mirarme al espejo. Luego la obsesión se trasladó a la comida: o comía muy poco o directamente me atiborraba. Llegó un momento en el que estaba muy gorda, y encima me quedé sin dinero y no podía pagar la renta. Fueron tiempos difíciles", confesó la actriz a la revista Lucky.






Sin embargo, Salma consiguió recuperarse de sus problemas gracias a la ayuda del director Alfonso Cuarón, que la animó a superar las adversidades y a seguir un tratamiento.

"Fue sincero conmigo y nada condescendiente. No intentó decirme cosas como 'Oh, estás muy bien'. Me pidió que buscara ayuda y me enseñó a relajarme, meditar y recuperar mi confianza en mí misma", afirmó.

Aunque no ha vuelto a sufrir una situación similar, a la artista le gusta controlar lo que come y cuidar su aspecto para no recaer de nuevo en esa dinámica destructiva.

"Me encanta comer, pero al mismo tiempo quiero ser cuidadosa y tomar precauciones. Si creo que un día me he pasado con la sal, contrarresto con algo dulce, y si he tomado demasiados dulces pues hago lo contrario. Tengo que medir muy bien lo que ingiero, porque no hago tanto ejercicio como debería", añadió la mexicana.

Por otro lado, la intérprete elogió a su amiga Demi Moore por la fortaleza que ha mostrado durante su proceso de rehabilitación, y está convencida de que la actriz estadounidense pronto volverá a ser la que era.

"Verás como sí. Demi volverá, y mejor que nunca. Es una inspiración para todas las mujeres", concluyó.