Sara Leal se quedó sin trabajo, ¿Ashton Kutcher culpable de todos los males?

E! News | Hace 5 años

 
Josephine Santos/PacificCoastNews.com
La nueva novela nos sorprende día a día, con capítulos que son uno más novedoso y superador que el otro. El triángulo Kutcher-Moore-Leal, todavía se encuentra lejos del súbito final, dado que todavía hay tela para cortar. Un nuevo personaje surgió del anonimato para brindar información "relevante". Según el Universal de México, Gavin Naumoff, presunto amigo de la amante de Ashton hizo una aparición pública en ABC para resguardar la imagen de ella y de paso, ubicarla en el lugar de víctima. “Sara nunca había tenido encuentros íntimos con celebridades. Ella tampoco es una prostituta como se dijo al principio. Nunca ha tenido ese tipo de actitudes”. El joven asegura que la rubia se comporta como cualquier mujer de su edad. Es decir que simplemente le gusta beber buenas dosis de alcohol, bailar y sacarse fotos en topless (¿eso lo hacen todas las chicas de 22 años?). Pero explica que la repercusión mediática de su romance con el guapo actor, afectó su vida de modo negativo. “Perdió su trabajo. (...)Ella era asistente administrativa en un empresa pública de San Diego. Pero la despidieron en cuanto surgieron los reportes acerca de su noche con Kutcher”. A la vez, Gavin revelaba que Sara mantenía relación con un viejo ex novio, pero que luego de la noticia, todo cambió. “Se llama Chris Culver y estuvo saliendo con Sara durante cinco meses. Terminaron hace 60 días pero seguían siendo amigos hasta que apareció la historia sexual con Ashton. Desde entonces, Culver no la busca”. Por supuesto, que cada uno debe ser responsable de sus actos. Por lo que se sabe. nadie la obligó a pasar la noche con el marido de Demi Moore. Mucho menos a hacer público el evento. Asimismo uno puede tomar una posición contraria a la de Naumoff: en realidad sus encontronazos sexuales, pueden servirle como una forma de conseguir todavía más dinero y hacerse de un nombre dentro de la farándula. No sería la primera vez que sucede...