Tom Cruise logró lo que muchos consideraban una Misión Imposible…

E! News | Hace 4 años

 

Karl Larsen/INFPhoto.com



Tom Cruise vivió una semana digna de Ethan Hunt, su recordado personaje en la saga Misión Imposible.

Primero voló a Islandia para filmar parte de su próxima película Oblivion. Desde las heladas tierras del norte se enteró por la prensa del pedido de divorcio de su todavía esposa Katie Holmes.

En lo que prometía ser uno de los divorcios más largos, costosos, reveladores y escandalosos de Hollywood, la serenidad y el sentido compún lograron imponerse. El cotizado actor viajó a Estados Unidos y le pidió a sus abogados que negociaran un acuerdo con Holmes.






La ex Dawson's Creek había pedido la custodia exclusiva de la única hija del matrimonio, Suri Cruise.

Tras un fin de semana de intensas negociaciones, ambas partes lograron un acuerdo que dejó satisfechos a todos.

Incluso, emitieron un comunicado en conjunto: "Estamos comprometidos a trabajar juntos como padres para darle lo mejor a nuestra hija.  Queremos que los asuntos que afectan a nuestra familia sean privados y respetamos nuestras propias creencias. Nos apoyamos mutuamente en nuestro papel de padres".

Solucionado (o estabilizado) el asunto de su matrimonio, el agente especial Tom Cruise volvió al set de Oblivion, esta vez en California, donde todo el staff y colegas lo esperaban para seguir trabajando.

Por cierto, en el medio de todos los acontecimientos cumplió 50 años.