El parto de Kim Kardashian costará 1 millón de dólares

E! News, The Kardashians, | Hace 4 años

 
Kim Kardashian

JAXN RAAK/AKM-GSI



Un parto Kardashian debe ser por todo lo alto...






Aunque todavía queda más de un mes para que dé a luz, Kim Kardashian ya tiene reservada una habitación en el prestigioso hospital Cedars-Sinaí de Los Ángeles que le cuesta una media de 4.000 dólares diarios, una estancia plagada de lujos y comodidades en la que la estrella de E! residirá al menos tres días cuando su gestación llegue a su etapa final.
 
"El parto de Kim no va a ser algo convencional, para nada, y sobrepasará con creces todo lo que se espera de las atenciones médicas que reciben las celebridades. Kim y Kanye West llevan ya gastados miles de dólares para asegurarse de que todo está planificado y de que no habrá ningún imprevisto. La cuenta final de todo el proceso llegará al millón de dólares seguramente", develó un miembro de su círculo cercano a la revista The National Enquirer.
 
Entre los atractivos con los que cuenta su refugio personal en el centro médico, se incluyen una bañera de grandes dimensiones, dos camas, una televisión de pantalla plana así como un salón equipado con sillones y una mesa de comedor que le dará la bienvenida con docenas de rosas blancas.
 
La pareja contará además con un servicio de tres comidas diarias preparadas por un chef personal y --en caso de que los platos no sean de su gusto-- ambos ya se han encargado personalmente de avisar a sus restaurantes preferidos de la ciudad de que es posible que reciban una llamada urgente para realizar un pedido.
 
Por otro lado, la mediana de las hermanas Kardashian también se ha esmerado en hacer de su primera maternidad un recuerdo inolvidable, y por ello desembolsará 1.000 dólares diarios en un fotógrafo que capturará los momentos más destacados de toda su etapa en el hospital, un período en el que Kim exhibirá toda su clase con varios conjuntos de lujosa lencería que adquirió previamente en París al desorbitado precio de 25.000 dólares.
 
 
"Kim no tiene intención alguna de llevar prendas mediocres durante su paso por el centro médico, y menos aún hacer uso de la ropa de hospital que lleva todo el mundo. Quiere estar espléndida en todo momento y que el mundo sea testigo de que el nacimiento de su hija será uno de los grandes momentos del año en la escena social", aseguró la misma fuente.