Jennifer Lawrence no teme convertirse en un modelo a seguir

E! News | Hace 3 años

 
Liam Hemsworth, Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson

Jon Furniss/Invision/AP



La actriz habló acerca de la responsabilidad de ser un referente para sus fans.






La oscarizada Jennifer Lawrence es consciente de que su personaje de Katniss Everdeen en la saga cinematográfica Los juegos del hambre se ha convertido en todo un referente para las nuevas generaciones, una condición que, lejos de someterla a una gran presión, la llena de orgullo y la lleva a elogiar abiertamente aquellas cualidades que hacen de su papel en la serie de películas algo tan especial y ejemplarizante.

E! News Jennifer Lawrence temía sufrir el famoso Camel Toe durante la filmación de En Llamas

"Lo curioso de todo esto es que nadie toma la decisión de convertirse en un modelo de comportamiento para los demás. Desde luego yo no lo hice. Es algo que simplemente ocurre cuando estás bajo el escrutinio de la opinión pública y que tienes que aceptar. Cuando todo el mundo te mira, te escucha y sigue tus movimientos, tienes que tener muy claro qué es lo que les quieres decir y de qué forma podrías influir en ellos", reflexionó la joven intérprete durante una entrevista con la agencia de noticias BANG Showbiz, antes de ser más específica sobre los rasgos más destacados de su famoso álter ego.

"Desde luego, Katniss es un gran ejemplo para la gente, porque es una chica fuerte, y muy directa a la hora de decir claramente lo que está bien y lo que no lo está. Antepone sus principios y sus valores a los miedos que la rodean", aseguró.

E! News > Jennifer Lawrence ebria en el set de Los Juegos del Hambre: "Fue divertido"

Mientras que la genial J. Law extrae lo mejor de su personaje y, sobre todo, la forma en que ha influido en el comportamiento de sus seguidores, su compañero de reparto Sam Claffin -quien da vida a Finnick Odair- prefiere subrayar cómo su carácter perfeccionista provocó que su labor interpretativa se convirtiera en una carga psicológica demasiado pesada en los primeros días de rodaje.

"La verdad es que fue bastante duro en los primeros días y una fuente muy importante de ansiedad. Sé que los fans de la saga literaria tienen las expectativas muy altas sobre la transformación de sus libros preferidos en películas, y desde el primer día de grabación yo podía sentir esa presión sobre mis hombros. Me tomé el trabajo muy en serio, porque sé que podemos alegrar el día o, en el caso de que saliera mal, decepcionar a muchas personas", comentó al mismo medio.