The Royal Wedding /

Se casaron William y Kate… En una ceremonia digna de un Rey

Dan Kitwood/Getty Images

Abran paso para la nueva Orden.

Su alteza real, el príncipe William Arthur Philip Louis de Gales, heredero del trono británico, se casó con la chica de Berkshire, Catherine Elizabeth Middleton en una ceremonia de cuento de hadas este viernes, dejando en ridículo a cualquier otra ceremonia nupcial de Hollywood.

¿Y cómo logro superar este intercambio de votos al resto de las bodas de celebridades habituales? Además de la cobertura y los millones de tele-espectadores, enumeremos:

El día comenzó temprano, sobre todo para nosotros los que estamos de este lado del mundo, con la Reina Elizabeth II otorgándole a la pareja sus nuevos títulos nobiliarios alrededor de las 8 am. El Príncipe es ahora su Alteza Real el Duque de Cambridge, Conde de Strarhearn y Baron Carrickfergus, mientras que su esposa es ahora su Alteza Real, la Duquesa de Cambridge, Condesa de Strathearn y Baronesa Carrickfergus.

También es una princesa, pero no creemos que coloque eso en sus tarjetas de presentación.

El auto que transportó al novio (un Bentley), quien se arreglaba junto a su hermano y padrino, el Príncipe Harry en Clarence House, llegaron a la Abadía de Westminster alrededor de las 10:20 hora de Londres.

William, quien es almirante de la Marina Real desde el 2006, lució el uniforme número 1 del cuerpo militar, una túnica roja con medallas al pecho, con una linea roja a lo largo de los pantalones y la banda azul de la Orden cruzada sobre su chaqueta.

Carole Middleton, la madre de la novia apareció alrededor de las 10:30 en un conjunto de vestido y chaqueta azul cielo diseñado por Catherine Walker. Estuvo acompañada por su hijo James.

La caravana de la Familia Real abandonó el Palacio de Buckingham a las 10:35, seguido por el Príncipe Carlos y Camilla, la Duquesa de Cornwall y los abuelos del novio, la Reina Elizabeth II (vestida de amarillo como lo predijeron los expertos) y el Príncipe Philip. La reina salió del auto luego de su esposo, en vez de salir por la otra puerta, lo cual le quedaba más cómodo.

La dama de Honor y hermana de la novia, Pippa Middleton acompañó al resto del cortejo, que incluía varios niños de 3 años, desde el hotel Goring hasta la Iglesia. Kate seguía esperando en la suite de 8 mil dólares donde pasó su última noche de soltera.

Alrededor de las 10:50, un Rolls Royce Phantom VI que transportaba a la novia y a su padre, Michael Middleton, salió del Goring y fue alborotando a la multitud a su paso por la ciudad que gritaba eufórica al poder ver a la futura princesa en un vestido que e convirtió en el secreto mejor guardado de todo el evento. Por las ventanas del vehículo pudieron apreciarse los primeros detalles del traje de Kate.

Pocos minutos después apareció la novia en la iglesia, luciendo (y develando finalmente) su apropiado y elegante vestido diseñado por la directora creativa de la casa Alexander McQueen, Sarah Burton. El traje tenía mangas largas en encaje y un escote sexy pero sobrio.

La Reina le prestó a Kate la tiara de Cartier estilo “halo”, que le regaló su padre el rey George VI, en su cumpleaños número 18. Los aretes de la novia fueron dos gotas de diamante diseñadas por Robinson Pelham, con un diseño inspirado en el nuevo escudo de la Familia Middleton y fueron un regalo de sus padres.

El bouquet de Kate fue un arreglo de lirios, arrallanes, hiedra y otras flores, que según se rumora salieron del jardín de la Reina Elizabeth.

Los 1900 invitados comenzaron a entrar a la Abadía por la puerta norte casi dos horas antes de lo estipulado (a las 11 am) aunque algunas personalidades como David y Victoria Beckham, Elton John y David Furnish, Guy Ritchie y Rowan Atkinson y su esposa llegaron un poco más tarde.

También entre los invitados estaban el campeón Olímpico de natación, Ian Thorpe, al hermano de la Princesa Diana, Charles Spencer y el primer ministro David Cameron (todo un honor si consideramos que ni Tony Blair ni Gordon Brown estuvieron invitados).

Notas Relacionadas