Los tonos claros… ¡Otra vez el invitado de honor de los Oscars!

Oscar Awards | Hace 5 años

 

Michael Buckner/Getty Images; Jason Merrit/Getty Images




Gwyneth Paltrow, Jennifer Lopez, Octavia Spencer y Rooney Mara fueron algunas de las estrellas que pasearon por la alfombra roja luciendo diseños sobrios y luminosos, que fueron la tónica general de la alfombra roja de los premios de la Academia.

Cameron Diaz impresionó a los asistentes al teatro Kodak de Los Ángeles con un largo vestido de Gucci, sin mangas y de color crema que llegaba hasta el suelo, y completó su vestimenta con un tren de plumas y con joyas de Tiffany valoradas en más de 800 mil dólares. Su espectacular apariencia, como ella misma aseguró, fue el resultado de una larga y dura decisión sobre qué vestido escoger en el que le acompañó su amiga, y también actriz, Gwyneth Paltrow.




Michael Buckner/Getty Images



"Es todo un proceso, en el que exploro todas las opciones a mi alcance sobre el tipo de vestido que quiero. Este año había mucho donde elegir y no ha sido fácil. El tren de plumas puede ser un poco ostentoso pero es una obra maestra", comentó a ABC News.

"Estos vestidos son un trabajo artesanal, y la forma en que se ajustan a tu cuerpo y se adaptan a ti es genial. Cuando te lo pones sabes que estás tratando con lo mejor de lo mejor", explicó.

La intérprete presentó el premio al mejor diseño de vestuario y maquillaje junto a Jennifer Lopez quien, por su parte, vistió una túnica de Zuhair Murad de gran escote y con mangas cortadas que mostraban los brazos de la cantante, una pieza que llamó mucho la atención, pero que no fue muy bien recibida por algunos expertos de la moda.

Otra de las grandes apariciones de la velada fue la de Natalie Portman, ganadora del Óscar a la mejor actriz en la anterior edición, que deslumbró con un diseño vintage de Christian Dior que incluía puntitos negros de terciopelo por todo el vestido, de color rojo intenso. Sus accesorios incluyeron un collar y pendientes de diamantes de Harry Winston.

Angelina Jolie, sin embargo, no quiso arriesgar y optó por un minimalista vestido negro de pronunciado escote y con una apertura que dejaba su muslo derecho al aire, mientras que Meryl Streep, gran triunfadora de la noche con su galardón como mejor actriz, proyectó todo el glamour de Hollywood con su vestido dorado de Lanvin.