Penélope Cruz conoce a su recíen nacida sobrina

E! shows | Hace 4 años

 
 Penelope Cruz, Eduardo Cruz

GTRES/FAMEFLYNET PICTURES




La actriz, quien dará a luz también dentro de muy poco, visitó en compañía de su hermano Eduardo a su otra hermana, Mónica Cruz.






La familia Cruz sigue creciendo, y este año más que nunca. Y es que la actriz y modelo Mónica Cruz dio a luz hace poco a su primera hija, la cual concibió a través de una inseminación artificial.

Su famosa hermana, la actriz Penélope Cruz, estuvo de visita Hospital Ruber Internacional de Madrid para conocer a la pequeña.

Penélope lució una gran panza producto de sus 8 meses de embarazo.

Según informa el portal Terra España, la pequeña nació a las 10 de la mañana del día 14 de mayo, con un peso de 3,4 kilos. Hasta los momentos se desconoce el nombre que hayan elegido.

Al hospital también asistieron la madre de las actrices, Encarna Sánchez, su otro hermano, Eduardo Cruz, y Javier Bardem.

A través de una publicación en el diario español El País, Mónica había declarado sus motivos para apelar a este método para ser madre…

"Creo que aún no somos muy conscientes de que, por desgracia, tenemos un plazo muy corto para ser mamás. Con esto no quiero insinuar de ninguna manera que nos adelantemos a tener hijos o que lo hagamos a lo loco. Creo que esa es la decisión de la que más segura tiene que estar una mujer en toda su vida, se haga como se haga".

Ella indicó que se sentía preparada para asumir este rol…

Me he informado mucho sobre el asunto. Resulta que a partir de los 37 años las posibilidades de poder quedarte embarazada bajan a una velocidad que asusta. Claro que existen mujeres que son mamás a una edad muy avanzada pero os aseguro que son unas privilegiadas. Es muy arriesgado esperar y esperar pensando que en el futuro serás madre sin problemas.

El hecho de no tener un compañero sentimental no le iba a impedir asumirlo, Yo siempre lo he tenido claro: no me iba a arriesgar a esperar a que apareciera el compañero adecuado para cumplir mi sueño y que, cuando éste llegara, a mí se me hubiera hecho tarde. ¡Me habría convertido en la mujer más infeliz del mundo!.

¡Felicidades a la nueva madre!.