La política no es ajena a la moda >>> Los mejores looks de Michelle Obama

E! Fashion Blogger | Hace 4 años

 

BRENDAN SMIALOWSKI/AFP/Getty Images




No sólo los esculpidos brazos de Michelle Obama son un ejemplo a seguir, también lo es su gusto exquisito.






Elegancia y accesibilidad



Turgeon/Rocke/Splash News




Jackeline Kennedy es una de las más icónicas referencias de estilo que ha pasado por la Casa Blanca, y ser comparada con un personaje como ese es un logro que sólo alguien como Michelle ha podido lograr. La primera dama de Estados Unidos, aka FLOTUS, está siempre bajo la lupa de muchos críticos de la moda, y en cada presentación los ha impresionado con una sensibilidad y gusto exquisitos para vestirse. Aunque mi idolatrado Karl Lagerfeld critique su nuevo corte de cabello, creo que es hora de resaltar la vocación fashionista de este personaje.

Michelle ha logrado romper con ese mito de que para lucir increíble, no es posible llevar vestidos accesibles. Si algo me encanta de ella, es que puede combinar vestidos sencillos, con accesorios de diseñador y verse fantástica.





Una oportunidad para los diseñadores emergentes



AP Photo/Alex Brandon




No sólo sucedió con Jason Wu; para Michelle, apostar por los diseñadores que comienzan a labrar su imagen en el mundo de la moda ha resultado una jugada ganadora. En el baile inaugural del nuevo período de Barack como presidente, se vistió de nuevo con Wu, a quien catapultó a la fama en su primera ceremonia inaugural con este hermoso vestido blanco. Pero también se la ha visto magnífica en Barbara Tfank y cuanto diseñador considere lo suficientemente talentoso como para hacerla lucir a la altura que una mujer con esa agenda requiere mostrar. Ella propone la diversidad como discurso y lo muestra, incluso, en su manera de abordar la moda: su premisa es dar oportunidades.

¿Cómo no adorar a un personaje así?





Dominando colores y estampados



AP Photo/Pablo Martinez Monsivais




Si hay algo que Michelle Obama ha demostrado, es que no teme usar colores fuertes o mezclar estampados para crear una imagen única. Nadie ha dicho que las mujeres de la política deben verse siempre aburridas y ella, sin duda, ofrece todo menos aburrimiento.

Lo mejor de todo es que a pesar de tomar tantos riesgos, jamás renuncia a su imagen glamourosa. Es capaz de hacerlo porque entiende que la ropa comunica y así puede llevar abrigos con adornos y vestidos en acuarelas para ciertas ocasiones, y trajes texturizados con estampados de flores para otras. Esa comprensión es lo que le ha permitido permanecer ilesa a los rudos comentarios de muchos críticos de la moda. ¿O es que alguien se atrevería a decir algo en contra de este divino Alexander McQueen que llevó a la cena de estado de China? Ok, mucha gente, pero lograr defender muy bien su gusto personal, eso lo respeto.

Este nuevo período de Obama a penas empieza y presiento que nos quedan muchas lecciones que aprender de su elegantísima esposa. Si quieres saber más de ella y otros ejemplos a seguir en la moda, ¡tienes que seguirme!, soy @MicaeladelPrado