Alfonso Cuarón: ‘Sandra Bullock no quería rodar Gravity

AMAMOS LAS PELIS, E! News, | Hace 3 años

 
Alfonso Cuarón, Sandra Bullock

EFE



Además confesó que George Clooney no fue su primera elección para el principal personaje masculino.






El cineasta mexicano Alfonso Cuarón ha puesto el broche de oro a su larga trayectoria con el incontestable éxito de su película Gravity pero eso no significa que su obra maestra no haya tenido que lidiar con una infinidad de dificultades que incluso le hicieron temer que el proyecto nunca viera la luz del día.

Además de tener que aplazar el rodaje varios años hasta que estuviera desarrollada la tecnología que permitió la simulación de sus espectaculares efectos especiales, el director y sus productores tuvieron que esforzarse al máximo para hacerse con los servicios de Sandra Bullock, ya que en esos momentos la actriz no tenía ninguna intención de dejar de lado su placentera vida doméstica para regresar a la gran pantalla con una película de gran envergadura.

"Me fui directamente a su casa de Austin, Texas, para hablar con ella sobre el papel que le quería ofrecer, y aunque me dejó muy claro que la propuesta le llamaba gratamente la atención, me dijo que la iba a rechazar por su deseo de centrarse en el cuidado de su hijo. Quería tomarse un largo descanso para desconectarse de su faceta como actriz y, tras reunirme con ella, sentí que nada le haría cambiar de opinión. Pero al final lo conseguimos", reveló el cineasta en una entrevista al portal Deadline.

Tras ser recibida con clamor por la crítica y generar más de 600 millones de dólares en taquilla -lo que ha motivado que la influyente revista Time nombrara a Gravity la película del año- el aclamado largometraje podría convertirse ahora en el centro de las pesadillas de los actores a los que Cuarón no logró convencer para unirse al proyecto. Este es el caso de Robert Downey Jr., quien no estaba dispuesto a someterse a las rigideces de un rodaje en el que casi no había margen para la improvisación y, por ello, fue rápidamente sustituido por el versátil George Clooney.

"Robert y la tecnología son incompatibles, y en esta película los efectos especiales son la piedra angular de todo. Los dos lo entendimos a la perfección tras intercambiar impresiones sobre las exigencias de la grabación. La verdad es que una de sus grandes cualidades como actor es que es capaz de cambiarlo todo de un segundo a otro, pero en este caso no podíamos correr ese tipo de riesgos. Al final optamos por George y todos acabamos muy contentos", afirmó el prestigioso realizador.

Además de sincerarse sobre su relación con los actores principales del reparto, Alfonso Cuarón reconoce que el hecho de trabajar estrechamente con su hijo Jonás -con quien escribió el guion- ha contribuido notablemente a hacer de Gravity una experiencia inolvidable para él, sobre todo al constatar que podía delegar en su primogénito buena parte del apartado creativo de la cinta.

"Suena un poco a cliché, la verdad, pero desde el principio entendí que nuestra relación debía ser la de dos escritores que debían coordinarse a la perfección como buenos profesionales. El hecho de que seamos padre e hijo ha hecho que el trabajo haya sido muy especial para mí una vez finalizado, pero en ese momento solo pensaba en que tenía que respetarle y depender de él, como lo hubiera hecho con cualquier otro guionista de mi confianza", concluyó.