Angélica Rivera y Anahí no son las únicas famosas enamoradas de políticos mexicanos

E! News | Hace 4 años

 
Twitter
Teorías hay muchas, explicaciones algunas y razones, bastan y sobran para entender por qué hay actrices que sucumben ante los encantos de ciertos políticos y viceversa. Puede se por poder, fama, presencia en círculos sociales ajenos o simplemente por el gusto de experimentar con amores de otro sabor y ambiente. Angélica Rivera a.k.a. La Gaviota, con el virtual ganador de la Presidencia, Enrique Peña Nieto; y Anahí con el Gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, quien además hace historia como el mandatario más joven en el cargo a sus 32 años, son los ejemplos más recientes de que la amalgama farándula-política algo tiene que conquista. Y no solo estas dos estrellas, relacionadas con priistas de hueso colorado, son las que han caído rendidas ante los encantos de un título otorgado por la ciudadanía. La lista es muy amplia pues incluye a Victoria Ruffo, Galilea Montijo, Mariagna Pratts, Daniela Castro y en su tiempo, Sasha Montenergro y Silvia Pinal por mencionar algunas. La Ruffo, quien tuvo su primogénito Jose Eduardo, ni mas ni menos que con Eugenio Derbez, está casada con Omar Fayad, quien es militante activo del PRI, ex diputado federal y sobre todo, ex Alcalde de Pachuca, lo que le dio a la actriz título de Primera Dama de la Entidad. Gali, la sexy conductora de Hoy, cayó rendida ante los encantos del político de Acapulco, Fernando Reina, con quien tuvo al pequeño Mateo. Mariagna Pratts, quien tiene tiempo de no hacer telenovelas, pero si, exposiciones de sus esculturas, duró más de tres años casa con el actual Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, de quien se separó el año pasado. La ya primera actriz Daniela Castro ha destacado por sus actuaciones y su matrimonio con Gustavo Díaz Ordaz Jr., nieto del ex presidente mexicano que llevó su mismo nombre y con quien ha procreado a dos niñas, gemelas, de quien espera al tercer bebé, que será un varón. Y basta hacer un poco de memoria también a Sasha Montenegro como la ex pareja de quien fuera uno de los Mandatarios de México más controversiales, José López Portillo, con quien tuvo dos hijos... Y claro, doña Silvia Pinal, quien fue Primera Dama de Tlaxcala pues estuvo casada con Tulio Hernández en la época de su mandato como Gobernador de ese Estado. Así es como la ecuación ha funcionado en algunos casos y al parecer, ya sea un romance natural o estrategia, funciona al cien por ciento porque al final matan dos pájaros de un tiro: el de las publicaciones del corazón y el de la política (que a veces parece no tenerlo).