Ashton Kutcher, un gurú del social media en México

E! News | Hace 5 años

 
Que si llegó Anahí, que si Yordi Rosado ganaba, que Facundo fue un premiado polémico… eso a nadie le interesó tanto en los Red 10 Social Media Awards como Ashton Kutcher. El esposo de Demi Moore, codiciado galán hollywoodense y empresario, partió plaza anoche en el Centro Banamex… y nadie lo opacó. Eso sí, como toda una estrella, se puso sus moños y de su vida personal o de su trabajo en Two en a Half Men… nada ¿y fotos? Meeeenos. “En internet todos somos iguales, lo que tenemos que hacer, y procurar, es ofrecer verdad, información genuina, debemos establecer mecanismos confiables para que nadie nos haga creer lo que no existe”, dijo Kutcher como conferencista en el Social Media Fest. A todos los asistentes a la conferencia, en la que habló de su empresa de desarrollo online Katalyst, sorprendió por su fluidez y su simpatía. Incluso mezcló palabras en español con inglés. “Hola México… gracias… mucho bonito”, fueron algunas de las frases usadas por el estadounidense. Y los invitados a la conferencia se concentraron en si se veía bien con su sombrerito beige o sus botas de última moda. A nadie le preocupó lo que sucedía alrededor más lo que dijo. “Todo somos editores en las redes sociales, ya sea Facebook, Twitter, todos podemos publicar y ser publicistas, de todo, hasta del cumpleaños de nuestros familiares. Por eso podemos mandar y ser nuestra voz, por eso debemos ser responsables con lo que publicamos y con lo que sabemos que leerá la gente. Los mercados están abiertos e internet es nuestro, yo pido, casi suplico, que la gente sea responsable sino, lo jodemos todo y eso destruye el negocio”, afirmó Kutcher. El galanazo derritió a muchas féminas y despertó simpatía entre los caballeros. Así como llegó, se fue. No habló de otra cosa que no fuera su empresa en el evento que no duró, en tiempo efectivo, más de dos horas. El sustituto de Charlie Sheen en Two and a Half MenT llegó el jueves por la mañana y se regresaría hoy muy temprano a Los Angeles. Su mayor exigencia fue un equipo de seguridad que ni la misma Madonna se hubiera imaginado. Seis elementos extranjeros y seis locales. Más allá de eso, pidió botellitas de agua y goma de mascar. Muy simpático Ashton, aunque eso sí, amurallado y calladito.