Harry Styles y Taylor Swift se verán las caras en los BRIT Awards

E! News | Hace 4 años

 

Alequin/Bosch/INFphoto.com



La joven cantante estadounidense podría repetir un mal momento -como con Kanye West-, pero ahora con su ex...






Los que formaran una de las parejas de moda hasta el pasado diciembre serán dos de los asistentes a la próxima gala de los premios BRIT, que se celebrará en Londres el próximo 20 de febrero.

Lejos de ser una buena oportunidad para ver en público la conexión que tuvieron antes, las diferencias que provocaron la ruptura de los cantantes podrían avivarse en este nuevo encuentro. Así lo aseguró una fuente al periódico Daily Mirror, quien señaló que Taylor Swift y Harry Styles se preparan para una tensa discusión si se encuentran en la ceremonia.

Además, cada uno podrá seguir atentamente la actuación del otro desde su asiento, ya que Harry cantará su nuevo sencillo One Way Or Another con sus compañeros de One Direction, con quienes compite por ser el mejor grupo británico. También Taylor podría subir al escenario a cantar, aunque posiblemente lo haga convertida en mejor solista femenina internacional, categoría en la que compite y en la que es claramente la gran favorita.

Como es habitual en la carrera de la exitosa cantante, su ruptura con Harry le ha dado la inspiración necesaria para nuevo material musical, ya que según se dijo habría compuesto cinco canciones desde la fecha.

Sin embargo, Taylor estaría bastante dolida por el hecho de no haber podido arreglar sus diferencias con Harry. Hace solo unas semanas acudía en un viaje relámpago hasta la capital británica, donde no tenía ningún compromiso profesional. Todo parecía indicar que la pareja había retomado su noviazgo, que haría oficial poco después, durante los premios musicales NRJ que se celebraron en Cannes (Francia) a finales de enero. Sin embargo, tal confirmación nunca llegó, e incluso se supo que hubo una precisa planificación para que Taylor y Harry no estuvieran en ningún momento cerca, motivo por el que la llegada de la estadounidense se demoró 25 minutos con respecto a la de One Direction.

"Se planeó perfectamente que no se encontraran en la alfombra roja en el mismo momento. Taylor no concedió entrevistas en el backstage ni usó los camerinos. Se cambió en el hotel porque no quería ver a Harry en ningún momento. Las llegadas fueron calculadas para mantenerlos alejados y para que no protagonizaran un circo mediático", contaba una fuente.