¿Irina Shayk y Cristiano Ronaldo al borde de la ruptura?

E! News | Hace 5 años

 

Jasper Juinen/Getty Images




La llamativa modelo es una de las pocas novias de futbolistas que no se encuentran actualmente animando a su respectiva pareja durante el transcurso de la Eurocopa de fútbol en Polonia y Ucrania.

Y eso que Cristiano Ronaldo es uno de los jugadores más sexys de esta competencia.

A diferencia de otras figuras mediáticas, como Shakira o Sara Carbonero -novia de Iker Casillas-, la atractiva rusa se ha quedado en Nueva York por motivos profesionales y, al mismo tiempo, ha alimentado con su decisión los fuertes rumores que aseguran que su noviazgo con el delantero portugués está cada vez más frío.






Aunque es cierto que Irina Shayk ya había reconocido no ser precisamente una apasionada del fútbol, este último episodio demuestra que la presencia pública de la pareja ha decaído notablemente en los últimos meses y en relación a todo tipo de eventos.

Mientras que a finales del año pasado era frecuente ver al sexy futbolista y a la maniquí juntos en diversos actos, ya fuera en un partido de baloncesto o en diversas galas de premios, en la actualidad es tarea casi imposible captar una instantánea romántica entre ambos. Este repentino cambio de tendencia genera grandes dudas acerca de la estabilidad de la pareja y, sobre todo, sobre sus planes de futuro, que incluían rumores de boda para este verano.

Aunque es complicado determinar las causas de este distanciamiento, es de sobra conocida en la prensa portuguesa la tensa relación que la modelo mantiene con la madre del futbolista, quien, como matriarca de la familia, tiene un gran peso en las decisiones familiares del portugués. A esta circunstancia hay que añadir también el carácter celoso de Cristiano, que habría provocado más de una discusión entre la pareja por los frecuentes posados que Irina realiza en revistas de temática masculina, como el tórrido reportaje que protagonizó recientemente en la revista FHM.

Ambos podrían encontrarse en posiciones irreconciliables, ya que, mientras el jugador estaría harto de compartir la esbelta figura de su novia con ávidos lectores de todo el planeta, Irina no estaría dispuesta a renunciar a su elevado estatus en el mundo de la moda.