Las 5 victorias más sorpresivas o injustas en la historia del Oscar

E! News | Hace 4 años

 

John Lazar/WireImage.com



Es casi imposible complacer al mundo entero y es por eso que hasta las decisiones de los miembros de la Academia siempre tendrán sus detractores.






Durante años hemos visto cómo críticos, expertos de la industria y, por supuesto, el público general han manifestado su desacuerdo con los ganadores del Oscar e incluso han llegado a cuestionar los criterios de selección de los votantes en la entrega de premios más esperada del año.

Como nos encontramos en una temporada de premios bastante atípica en la que hay muchas películas favoritas peleando por los grandes galardones, nos ha parecido conveniente hacer un repaso por algunas de las historias más sorpresivas de la historia del Oscar... ¿Injusticias?

1) Hilary Swank vence a Annette Bening: En 1999, Annette Benning recibió los elogios más grandes de su carrera gracias a su inolvidable papel de la cinta American Beauty. A medida de que la temporada de premios avanzaba, cada vez estaba más claro el camino de Bening hacia el Oscar, especialmente luego de haber triunfado en los SAG y en los BAFTAS en la categoría de Mejor Actriz. Sin embargo, los miembros de la Academia opinaron diferente al resto del mundo y decidieron premiar a la novata Hilary Swank, quien prácticamente debutaba en el cine con la controversial película Boys Don't Cry. Aunque Swank tenía muy merecido su premio, la victoria resultó una gran sorpresa para el mundo entero.

2) Gwyneth Paltrow vence a Cate Blanchett: Gwyneth Paltrow fue sólo una de las grandes sorpresas de la entrega de los Oscars de 1998, en la que todos los expertos aseguraban que sería Cate Blanchett quien ganaría la estatuilla de Mejor Actriz gracias a su impecable interpretación de la reina Elizabeth en la cinta homónima. Luego de haber triunfado ese año en los Golden Globes, Critic's Choice y en los BAFTA, Blanchett parecía invencible, pero como ya sabrán, el personaje de Paltrow en Shakespeare in Love parece haber conquistado más votantes ese año.

3) Shakespeare in Love vence a Salvando al Soldado Ryan: Esta victoria ha sido motivo de debate y discusión desde el minuto en el que Oscar terminó en manos de los productores de Shakespeare in Love. En la temporada de premios de 1998, la película bélica de Steven Spielberg, Salvando al Soldado Ryan, había obtenido los premios más importantes del año, entre ellos el que otorga el Sindicato de Productores que siempre suele ser un indicador confiable del resultado de los Oscars. El camino a la victoria parecía estar completamente despejado, especialmente después de que Spielberg se llevará el Oscar al Mejor Director, pero como habrán notado que el resultado fue distinto y el drama británico se llevó el premio más importante de la noche.

4) Adrien Brody vence a Daniel Day Lewis y a Nicolas Cage:  En 2003, la categoría de Mejor Actor tuvo uno de sus años más reñidos y, sobre todo, uno de sus ganadores menos esperados. Daniel Day Lewis había empezado la temporada muy bien al ganar el SAG Award por su papel en Pandillas de Nueva York. Por su parte, Nicolas Cage triunfó en importantes festivales gracias  a su personaje en El Ladrón de Orquídeas. Sin embargo, fue -el en ese momento desconocido- Adrien Brody quien se llevó la estatuilla en la noche de los Oscars y además nos regaló un momento inolvidable cuando decidió besar en la boca a Halle Berry para celebrar sus victoria.

5) Crash vence a Brokeback Mountain: Para muchos, la entrega de los Oscars 2005 ha sido una de la más injustas de la historia. Ese año la cinta de Ang Lee, Brokeback Mountain había arrasado en las premiaciones más importantes como los Golden Globes, Critic's Choice y en los galardones de los Sindicato de Guionistas, Productores y Directores. Los críticos y el público habían aclamado la cinta durante todo el año, pero eso parece haber sido ignorado por los miembros de la Academia, quienes en una movida bastante conservadora e inesperada decidieron premiar a Crash como la Mejor Película del Año.

¿Qué ocurrirá este año? ¿Se cumplirán nuestras predicciones?