Madonna hizo gala de su inoxidable extravagancia…

E! News | Hace 5 años

 
Pascal Le Segretain/Getty Images
Desde la aparición de Lady Gaga son varios los que afirman que Madonna quedó opacada. El éxito musical de la vocalista de 25 años y sus constantes irreverencias la han depositado en el estrato más alto del pop. Sin embargo, Madonna lo vuelve a confirmar; sigue en carrera. No sólo ya tiene planeado un 2012 súper ajetreado, en el que presentará su nuevo disco y será la estrella del show de medio tiempo del próximo Super Bowl, sino que ya acaba de regresar a una faceta de la que prácticamente es pionera: la escandalosa. En los últimos días, la reina del pop protagonizó una situación muy particular. De acuerdo a lo publicado en Showbiz Spy habría ido a cenar con Brahim Zaibat, su novio al Osteria Cotta de Nueva York y sorprendió a los presentes al sacar su propia botella de vino. "Ella trajo a su vino tinto en una bolsa, junto con dos hermosas copas de cristal", le aseguró un testigo al portal. Por supuesto que la nominada a Los Globos de Oro por W.E, intentó actuar, dentro de todo, de manera disimulada... "Sirvió el vino y de inmediato puso la botella en la bolsa, para que nadie pudiera ver lo que era. Al final, se llevó la botella vacía y las copas". En cuanto a los platos ordenados, la celebridad de 53 años reflejó su herencia italiana. Pidió una pizza margarita, bruschettas, una ensalada de rúcula y una porción de coliflor horneada. Lady Gaga ya lo debe saber, Madonna está más fuerte (y extravagante) que nunca...