Paulina Rubio demandada por plantar al presidente de Colombia

E! News | Hace 6 años

 
EFE
Paulina Rubio
afronta una demanda por casi un millón de dólares por presunto incumplimiento de contrato, al no actuar en un concierto patrocinado por el gobierno de Colombia para celebrar la elección del presidente Juan Manuel Santos. La recién estrenada madre firmó contrato para cantar en dos conciertos, uno en Bogotá el 28 de agosto pasado y otro en la ciudad de Tunja, el 31 de ese mismo mes. Sin embargo, la intérprete de Dame otro tequila no cumplió con el segundo concierto donde estaban numerosos funcionarios públicos de Colombia y representantes diplomáticos de 23 países, según dice la demanda. Carlos Gutiérrez, director de la empresa que contrató a Rubio, comentó que se trataba de una ceremonia internacional. "No se puede burlar de un presidente, ni de un de país, ni de un gobernador, de nadie. Me ha afectado muy fuerte a nivel personal, psicológico y mentalmente, porque nunca me había pasado esto en la historia y he trabajado con artistas como Celia Cruz, Tito Puente y Marc Antony", manifestó el empresario. Rubio, luego de su presentación en Bogotá y en Medellín, debía trasladarse a Tunja y para ello pidió un avión privado ya que no quería viajar cinco horas por tierra. La empresa rentó el avión y contrató a un piloto a un costo de 6.000 dólares. La nave esperó por la artista en el aeropuerto de Medellín "por más de cinco horas", y cuando finalmente llegó las autoridades aeronáuticas le notificaron que era ilegal volar directamente a esa hora a Tunja por restricciones sobre cierto espacio aéreo. Pese a ello, según la demanda, la cantante "ofreció un soborno de 5.000 dólares" al piloto para que intentara volar y éste "aceptó". El avión fue detectado por radar y se le comunicó al piloto que debía abandonar de inmediato el espacio restringido o "enfrentaría el riesgo de ser derribado". Pese a que la misma Paulina intentó convencer a un militar, el avión tuvo que devolverse. La artista envió un correo electrónico al empresario informando que "debido al clima no se le permitió aterrizar en Tunja". El pasado 2 de noviembre el abogado de los demandantes envió una notificación a Rubio indicando que debía pagar en siete días 985.000 dólares por los costos del concierto, advirtiéndole que si no pagaba se procedería a demandarla. Entre los documentos hay una carta del psiquiatra que atiende a la cantante en la que hace constar que la ha tratado por una "depresión clínica". En la misma, afirma que la Paulina desarrolló una dependencia con sus mascotas "por la inestabilidad de su vida" y que "necesita que se le permita viajar con su perra, Lima Valentina". El empresario dijo que esa carta no tiene ninguna relación con el concierto suspendido.