"Jennifer López es la celebridad más cruel con la que he trabajado"

E! News | Hace 4 años

 

MTRX/AKM-GSI



Cada vez más se multiplican las historias acerca del divismo extremo de la cantante y actriz.






Aunque en público se destaca por su carácter afable y natural, Jennifer López no se mostraría especialmente simpática con aquellos trabajadores que no forman parte de su círculo de confianza. De hecho, algunos miembros del equipo de la película Qué esperar cuando estás esperando, que protagoniza Jennifer, han filtrado varias de las reglas a las que se veían sometidos durante el rodaje, y que explican sobre la cero interacción que debían tener con la estrella.

"Básicamente nos advirtieron de que no podíamos hablar con Jennifer. De hecho, la gente del departamento de peluquería y maquillaje ni siquiera podían acercarse a ella, porque Jennifer traía a sus propias estilistas de confianza. Sus demandas hacían que la rutina diaria fuera mucho más dura y el trabajo más complicado. Jennifer López es, probablemente, la celebridad más egoísta y cruel con la que he trabajado", relata una fuente de la película citada por el portal Rumorfix.

A pesar de que el mismo portal recoge la declaración de un allegado a la artista, que califica como "una locura" las revelaciones de la fuente anterior, lo cierto es que Jennifer no es ajena a la controversia en cuanto a la relación con sus empleados.

A principios del mes pasado, la cantante tuvo que desmentir en su perfil de Twitter que hubiera forzado a un hotel alemán a despedir a una asistenta que le pidió un autógrafo, un hecho que generó una gran polémica y que puso en cuestión la humilde actitud de la que normalmente presume.

"Por favor, pensaba que me conocían mejor. Jamás haría que despidieran a alguien por un autógrafo. La primera vez que he oído algo así ha sido precisamente en Twitter", escribió Jennifer tras la publicación del incendiario artículo en el tabloide germano Bild.

Más allá de la veracidad sobre el oscuro caso de la empleada, a Jennifer también le arreciaron críticas por parte de los obreros encargados de erigir su flamante nueva mansión de San Fernando (California), ya que recibieron órdenes estrictas de mantenerse alejados de la diva.

"Nos dejó bien claro que si alguno de los obreros, conductores, diseñadores o limpiadores se atrevía a dirigirse a ella, tomaría fuertes represalias. Aparte de ser una norma absurda, nos provocó una gran incomodidad teniendo en cuenta que este es un proyecto que llevará mucho tiempo", indicaba una fuente al diario Daily Star.