Shakira vuelve a desafiar las normas de tráfico…

E! News | Hace 3 años

 
Shakira, Milan

All Access Photo/Splash News








Shakira siempre ha tratado de cumplir escrupulosamente con los diferentes compromisos profesionales que explotan su agenda diaria, hasta el punto de que no tiene reparos en dejar su vehículo -un lujoso Mercedes descapotable que Gerard Piqué le regaló el año pasado- estacionado de forma irregular para no llegar tarde a una cita en pleno centro de Barcelona.

Como publica el diario británico Daily Mail, la estrella colombiana se vio obligada este jueves a dejar su coche atravesado en un paso de peatones y con dos ruedas sobre la acera para entrar a tiempo en el estudio de grabación donde prepara su nuevo disco, una violación flagrante del código de circulación que, sin embargo, el futbolista del Barcelona logró corregir rápidamente poniéndose al volante del llamativo automóvil y desbloqueando así el pequeño atasco que había producido en medio de una avenida.

FOTO > Así lucen Shakira y Rihanna juntas en su colaboración.

La última infracción sobre ruedas protagonizada por la barranquillera pasó desapercibida para las autoridades locales, pero constituye un nuevo ejemplo del pulso que Shakira parece haber echado a los agentes de tráfico tras varios encontronazos con el ayuntamiento de la capital catalana.

Aunque la diva de la música recibió una cuantiosa multa hace dos años tras la grabación de su videoclip Loca -en el que aparece recorriendo las calles en moto y sin casco, además de refrescarse en una fuente pública-, poco después se dejó ver bailando sobre su coche mientras esperaba un semáforo -en una pieza que ella misma colgó en YouTube- y, de forma más reciente, apareció conduciendo por los alrededores del Camp Nou mientras su hijo Milan, en vez de ir en la sillita correspondiente, viajaba en brazos de su padre.

Completamente ajena a la polémica que le rodea en su papel de conductora, Shakira prefiere compartir en público cómo su envidiable relación con Piqué le ha ayudado a dar menos importancia a la apariencia física. Así, la diva de la música se siente más que orgullosa por su reciente decisión de renunciar a todo tipo de dietas alimenticias y atribuye a su pareja la gran confianza en sí misma que ahora define su personalidad.

"A Gerard no le gusto si estoy demasiado flaca, lo que me ha quitado un gran peso de encima y me ha ayudado a aceptarme tal y como soy. Este mes no estoy haciendo deporte y estoy comiendo más pasteles que nunca, y no me importa en absoluto porque Gerard prefiere la carne a los huesos", revelaba en una entrevista a la revista Glamour.