Desastres avalados por la fama

E! Fashion Blogger | Hace 5 años

 
SBL, PacificCoastNews.com

Ser una fanática de la moda como yo, tiene ciertos riesgos. Uno de ellos es perder la perspectiva. Muchas veces entramos en un ciclo de enamoramiento con nuestros íconos de estilo preferidos, y todo lo que usan o proponen nos parece "estiloso". Siempre tienen un je ne sais quoi que les da licencia para hacer lo que les venga en gana.

Entonces aparece una madre o una amiga, que no necesariamente siguen tan de cerca la vida de las estrellas, y te bajan a tierra diciendo cosas como: "No hay forma en la que me puedas convencer de ésto, ¡ese estilo de cabello no está bien!"

Muchas veces tienen razón, por mucho que quise que me gustara, la versión del rainbow hair que usó Kate Bosworth en el concierto de Cold Play no le quedaba bien. Qué dolor Kate, espero me perdones.

Así como eso, otras cosas se han puesto de moda que son verdaderos desastres, como la tendencia extraña, caricaturesca y literal de aparecer a un evento de etiqueta, con un disfraz. Y los chistes de mal gusto, una especie de práctica de bullying entre las celebridades. Desde el popular Sacha Baron Cohen hasta el controversial Kanye West le han dado carta blanca al mundo para romper las barreras que imponían antes los modales y las buenas costumbres, por bromas pesadas que pasan sin condena alguna.

Cabeza colorada
Epa / AKM Images.net

Kate Bosworth, Katy Perry, Dianna Agron y Dakota Fanning son solo algunas de las celebrities que han optado por teñir su cabello de los colores más inesperados del arcoiris. Este es sin duda un tema arriesgado, y muy, pero muy pocas han logrado salir ilesas al usarlo.

Confieso que me atrae locamente ver aquellas cabezas de colores acaramelados, del color de los caramelos Willy Wonka. Me parece divertido y juguetón, pero hablando como mujeres serias que somos, es una moda horrenda.

Sam Sharma, PacificCoastNews.com, Marcus / Zodiac / Splash News, Jason Merritt/Getty Images, Kevin Mazur/WireImage.com
 

Por esta moda ser tan difícil de llevar, sobre todo mientras se trata de mantener el glamour - veamos el ejemplo de Katy Perry, que logró arruinar un vestido de Elie Saab con un pelo que hacía un efecto matchy-matchy con su outfit- , tengo que admitir que pocas veces he admirado tanto a alguien como cuando vi el look de Kelly Osbourne en la alfombra roja de los Grammys este año.

Jason Merritt/Getty Images
Elegante y refinada con un cabello que combinaba el plateado y el lila, ¡impecable! ¡Bienvenidos a la jungla!
Kevin Mazur/WireImage.com, Paramount Pictures, Larry Busacca/Getty Images
Si fue Lady Gaga la que lo inventó, o fue Sacha Baron Cohen el primero, asistiendo a eventos de alfombra roja sin salir de su personaje, no lo sé. Lo seguro es que se fue regando como una gripe, y poco a poco comenzamos a ver más estrellas saliendo a la calle como si fuera Halloween.

Gaga y Minaj han sido las representantes más importantes de este grupo de personas. En esta oportunidad les dejo un par de fotos de un unicornio negro y un sacerdote acompañado de un papa. En el centro se encuentra el "poderoso líder de la República de Wadiya", representado por Cohen en los premios de la Academia.

Aunque no se ha regado tanto como para empezar a gritar epidemia, sí ha sido suficiente para preocuparse y tomar medidas. Yo empezaría por prohibirle la entrada a todos los híbridos ovíparos/humanos a los eventos de alfombra roja.

Jason Merritt/Getty Images
  Licensia para insultar
Kevin Mazur/Getty Images
 

Una cosa es ser desconsiderado e ir tan mal vestido a un evento que haces que todos los que te rodean, que acataron las normas de etiqueta, se sientan incómodos, y otra cosa es creer que tienes la potestad de ridiculizar a otros invitados.

En los MTV Video Music Awards ocurrió lo más incómodo que ha sucedido en la historia de todos los discursos realizados en este galardón. En el momento en que Taylor Swift subió a la tarima para recibir su premio como Mejor Video de una intérprete femenina, Kanye West la siguió, le arrebató el micrófono y realizó una fuerte queja al jurado de los premios, por haber honrado a Swift y no a Beyoncé.

No quiero comenzar a imaginar lo indignada que se ha debido sentir la cantante de música country. Lo único que ha debido calmar a algunas personas en la audiencia es que poco tiempo después, Beyoncé recibió el premio más importante de la noche y Swift una disculpa a través de la página web de Kanye.

E! online
Aunque confieso que me pareció hilarante el momento en que Sacha Baron Cohen dejó caer las supuestas cenizas de Kim Jong II sobre el perfecto traje de Ryan Seacrest, se pudo notar perfectamente la incomodidad y molestia del host. Su trabajo había sido saboteado frente a las cámaras para promocionar una película.

Seguro se sintió humillado y molesto, pero como permitimos que estas cosas pasen, porque creemos que estas celebridades tienen este permiso, poco tiempo después el mismo Seacrest se vió obligado a publicar en su cuenta de twitter, de manera simpática: "Mi madre siempre me dijo que empacara dos blazers cuando tuviera un evento de alfombra roja. Siempre me pregunté por qué. Ahora entiendo".

Él entendió que su molestia sería mal vista y criticada.

Para enterarte de más cosas que les perdonamos a las celebrities por su condición de inmortales, sígueme. Soy @MicaelaDelPrado