A propósito de la guitarra de Shakira y Chávez… ¿Por qué las estrellas latinas no se quieren vincular con los políticos?

E! News | Hace 6 años

 
Chip Somodevilla/Getty Images
Poco después del último concierto de Shakira en Caracas, Venezuela, el presidente Hugo Chávez recibió de regalo una guitarra roja autografiada por la cantante. Aprovechando lo idóneo de la ocasión, Chávez agradeció públicamente a la cantante colombiana por el obsequio. La noticia causó polémica e inundó las redes sociales, como siempre, con opiniones a favor y en contra. La respuesta oficial de los representantes de Shakira, no se hizo esperar, y en un comunicado desmintió haberle regalado directamente la guitarra a Chávez, ya que esa es sólo una de las seis guitarras que los organizadores del concierto en Caracas, EVENPRO, le solicitaron a la cantante para fines promocionales. Es decir, fue EVENPRO quien le regaló la guitarra al Presidente de Venezuela, no Shakira. Ahora bien, ¿por qué tanta polémica por una guitarra que va y viene? ¿A qué se debe todo el ruido? Y es que si bien se ven como dos ocupaciones bien diferentes, en este mundo altamente mediatizado, en el que la información viaja más rápido y por caminos más misteriosos de los que cualquier experto realmente pueda descifrar, ser un político y ser una celebridad tienen muchas cosas en común: son figuras públicas, carismáticas, tienen muchos seguidores y sobre todo el poder de convertirse en generadores de matrices de opinión. No es de extrañarse entonces que hayan surgido híbridos bastante peculiares como Arnold Schwarzenegger o, más reciente y más increíblemente: Donald Trump. Pero a diferencia de Estados Unidos, en donde la mayor parte de las celebridades no tienen mayores recelos en expresar a viva voz su inclinación política, sobre todo en época electoral, en Latinoamérica, son pocos los artistas que ante personajes, leyes, circunstancias o ideologías polémicas deciden asumir públicamente una posición firme. Lo mismo del otro lado de la moneda, después de todo la persona con más followers en Twitter es Lady Gaga, con más de 10 millones, seguida de Justin Bieber y recién en tercer lugar aparece el primero y único político de Top 50: Barack Obama.¿Quién querría entonces despertar antipatías innecesarias simplemente por un comentario de más o un regalo mal interpretado? El incidente con la guitarra de Shakira, de hecho, cerró con el comentario de parte de sus representantes en el que expresaban su deseo de que el regalo contribuyera a la unión de ambos pueblos, y tanto ella como los voceros del gobierno venezolano decidieron que no necesitaban seguir midiendo fuerzas y que era mejor apagar las luces, bajar el telón y esperar que los tabloides hagan ruido con un próximo escándalo.