Harry Styles preocupa por su "adicción" a los casinos…

E! News | Hace 3 años

 
Harry Styles

INFphoto.com



El joven y sexy cantante podría estar sufriendo de un mal llamado "ludopatía".






Definitivamente la visita de One Direction a Australia está siendo bastante llamativa...

Harry Styles parece no haberse tomado demasiado en serio los regaños de su discográfica tras perder una fortuna el año pasado en varios salones recreativos, ya que fue visto este jueves en el casino Pearl Room de la localidad australiana de Perth probando suerte con la ruleta y apostando elevadas sumas de dinero.

"One Direction es el grupo más popular del momento y los chicos también se merecen disfrutar de un poco de tiempo libre. Pero hay una gran diferencia entre salir de fiesta o pasar el rato en la playa y gastar buena parte de tus ahorros jugando a la ruleta. La situación es grave teniendo en cuenta que el año pasado Harry desarrolló una obsesión por el juego que casi roza la adicción", comentó un miembro de su círculo cercano al diario Daily Star.

Se desconoce la suma de dinero total que Harry Styles dejó en el casino, pero lo que el británico siempre ha dejado claro es que siente pasión por el impredecible mundo de los juegos de azar. Tanto es así, que el cantante tiene cerca del hombro izquierdo tatuada la palabra '17 black' --'17 negro' en castellano--, su número de la suerte y al que recurre a la hora de realizar sus apuestas.

"La ruleta es un juego muy adictivo y peligroso, y aunque Harry tiene millones en el banco, es sorprendente lo rápido que se pueden gastar. Está claro que puede hacer lo que quiera, pero también tiene que mantener una imagen pública modélica para sus fans", explicó el confidente al mismo medio.

La conflictiva relación entre los casinos y One Direction también ha llegado a salpicar a los compañeros de Harry, ya que el resto del quinteto también se dejó llevar por el magnetismo de la ruleta el año pasado cuando todos decidieron acudir a un salón de juego a celebrar su ansiada mayoría de edad. Sin embargo, la noche llena de excesos les salió muy cara, ya que horas después recibieron una llamada telefónica de su discográfica reprendiéndoles por lo ocurrido.

Ser el número uno no te salva de llamadas de atención...

"Como muchas de las cosas estúpidas que hemos hecho,(¡Tranquilos! Miembros de The Wanted han hecho cosas más estúpidas) esta parecía una buena idea en su momento. Pensamos: 'Ya tenemos 18 años y es la primera vez que vamos a poder gastar algo de dinero en varias semanas'. Yo en concreto gané 100 dólares y dejé de jugar. En cuanto a los demás, solo diré que se les fue un poco de las manos y perdieron mucho dinero. Cuando se enteró nuestro representante y la gente de la discográfica, nos metimos en un buen lío", comentó el cantante Niall Horan a la revista We Love Pop a principios de año.