Rubén Limardo baña de oro a Venezuela

E! News | Hace 4 años

 
EFE
El esgrimista venció al noruego Bartosz Piasecki en la ronda final del torneo de espada (14-10), y se colgó del cuello un metal dorado que pasará a la historia del olimpismo venezolano. El país sudamericano no incluía una medalla de oro en su palmarés desde el año 1968 y, en 112 años de participaciones olímpicas, ninguno de sus esgrimistas había logrado hacerse con la codiciada presea. Sin embargo, Rubén Limardo dominó desde el principio el duelo final que le convirtió en campeón olímpico, aunque, en el último momento, su oponente lograra remontar algunos puntos aprovechando el nerviosismo y la desconcentración del espadista. Rubén Limardo es hoy el gran hérore del deporte venezolano, el que ha roto una sequía de medallas que ya se extendía demasiado y que no se correspondía con el competitivo nivel demostrado por sus esgrimistas en otros torneos. Y su gran victoria tiene aún más mérito teniendo en cuenta la intensa progresión que el deportista ha protagonizado durante toda la competición, donde ha sufrido más en las primeras rondas que en las peleas finales por las medallas. Sus lágrimas y efusividad en lo más alto del podio olímpico demuestran que la gloria se forja a base de mucho esfuerzo y, sobre todo, de la valiosa experiencia que a veces generan las decepciones deportivas